sábado, 26 de diciembre de 2009

“No le temo a los grandes”

Cuando aún era un estudiante universitario, Martín Silva Vega se preguntaba si su futuro profesional era trabajar para alguien más. La vida le supo dar la respuesta a tiempo. De trabajar en un taller de metalmecánica pasó a vender – junto a su hermano – suministros para computadoras en la cochera de su casa. Años más tarde colocó una primera tienda que pronto le quedó chica. Hoy, dueño de tres locales en Piura y uno más en Chiclayo, Martín Silva ha formado su propio imperio y nunca se ha sentido ningún ‘David’ ante tantos ‘Goliats’ que compiten con él en el mismo rubro. Nuestro piurano emprendedor está casado con la tecnología.

¿A qué se dedicaba antes de iniciar este negocio?
Tenía un taller de metalmecánica, en el cual producíamos puertas y ventanas metálicas. Yo estudié Ingeniería Industrial pero siempre el comercio me jalaba.

¿Cómo así nació la idea de vender computadoras?
Cuando comenzó el tema de tecnología en el año 92’, tenía un hermano que estaba estudiando esto (computación). Él me propuso la idea de que la tecnología iba a tener cambios drásticos y se iba a volver una necesidad.

¿Cuál fue su primera tienda?
Una que se llamaba “Disk Center”, quedaba en el centro de Piura. Luego a medida que el mercado iba cambiando tuvimos que buscar ciertas sociedades comerciales y creamos estas nuevas empresas que son “Datatech” y “Todo Cómputo” que son sociedades con accionistas de Lima.

En esa época, no había mucha gente que compraban computadoras, ¿qué hicieron para captar clientes?
Nosotros empezamos vendiendo suministros para computadoras, como cintas, diskettes, papel continuo, etc. Luego nos dimos cuenta que la gente empezaba a demandar máquinas pero no en volumen. Nosotros vendíamos 3 máquinas al mes o 4 máximo. Más o menos el año 2000 el mercado se fue masificando. La venta de máquinas se volvía algo más cotidiano, más común.

Creció la demanda…
Inicialmente vendíamos a urbanizaciones: Miraflores, Santa Isabel o la Urb. Piura, pero llegó un momento que nuestros clientes se iban alejando más y vendíamos en zonas como el A.H. San Martín, Santa Rosa.

La tecnología se ha vuelto una necesidad y ustedes supieron aprovechar eso…
Claro. No existe proyecto alguno que pueda hacerse sin un equipo informático (…) Comenzamos dos personas y ahora somos un grupo de casi 25 personas. En Piura tenemos 3 tiendas.

Tengo entendido que también han abierto un puesto en Chiclayo
Así es. Chiclayo es un mercado en el que llevamos 3 años y como todo proyecto es un mercado objetivo. ¿Cómo ha estado el negocio?, bueno este año ha sido difícil para todos.

¿Soñó algún día tener un negocio así?
Cuando estaba estudiando en la universidad pensaba que iba a trabajar para otras personas, pero a medida que iba pasando el tiempo me di cuenta que el tema de emprendedurismo era lo que más me llamaba la atención. Al final nunca llegué a trabajar para nadie.

UN GRANDE

La competencia es fuerte, hay tiendas comerciales enormes que compiten con ustedes, ¿como sobrevivir?
Claro. Ahorita una PC la vende desde un distribuidor, un retail o una tienda por departamentos. Hay Elektra, Cuaracao, Carsa, Efe, Saga, fuera de eso los sistemas financieros también venden como las Cajas, los bancos o puedes comprar por Internet. La propuesta de competencia es bastante fuerte, sin contar que todavía faltan retails más fuertes como Ripley y otras tiendas que no han llegado a Piura.

¿Como competir con esos grandes?, ¿No les teme?
“Todo Cómputo” es una estrategia directa a competir con ellos. Estamos tratando de formar un retail especializado en el tema. “Datatech” está orientado más a las empresas u organismos, participamos en licitaciones públicas. No, no les temo.

¿Cuál es su meta?
Evidentemente sostenerse en el mercado y crecer y tratar de llevar el proyecto a otras ciudades como Trujillo Lima, al oriente. Son metas a mediano plazo.

TIPS EMPRESARIALES
- Informarse para formar una empresa
- Tener visión a la necesidad desatendida
- Poner todo de uno

“Recuerdo hace 6 años que en una conferencia Bill Gates anunció que una computadora iba a costar US$500 y me pareció una locura. Al año empezaron a bajar”

LA FICHA
NOMBRE: Martín Silva Vega
EDAD: 47 años
CARGO: Gerente general de “Datatech” (Óvalo Grau 485), “Todo Cómputo” (Av. Loreto 640), Servidata (Junín 920).

viernes, 4 de diciembre de 2009

“El trabajo está en la calle”

Si usted trabaja en un banco, en una AFP o en alguna oficina céntrica de la ciudad, es muy probable que lo haya visto llegar con su gorrita a la moda, una sonrisa como saludo y un postre para matar el hambre. Raúl Sisniegas Bulnes, o “Nabo” para los amigos, perdió su trabajo en un dealer de teléfonos celulares en Chiclayo – a donde se fue a trabajar – y empezó a repartir curriculums por todos lados. Nadie lo llamó. Regresó a Piura y lejos de insistir en buscar trabajo, lo generó él mismo. Empezó a preparar postres de primera calidad, que hoy vende de oficina en oficina. Su filosofía de vida es: “La gente que diga no tengo trabajo es una persona ociosa. El trabajo está en la calle, tienes que recogerlo de alguna manera”.

¿Antes de hacer postres, a que te dedicabas?
Trabajé en Chiclayo todo el año pasado. Estuve trabajando 5 meses en Interamericana vendiendo camiones y posteriormente en Nextel los dos meses siguientes: octubre y noviembre.

¿Por qué regresaste de Chiclayo. Te iba mal?
De interamericana me pasé a Nextel por era una mejora económica. Pero el dealer de Nextel cerró y para Navidad me vine a Piura. En enero y febrero me di un pequeño relajo en la playa, buscando chamba, repartiendo curriculums por todos lados. Nadie me llamaba. A finales de febrero, al ver que nadie me llamaba me dije: “¿qué sé hacer?”, “yo sé preparar postres”, me respondí.

¿Quien fue tu primer cliente?
Mis primeros clientes fueron en una oficina del City Bank. Empecé con un pie de limón, al segundo día hice 2, al tercer día hice 3, al cuarto día hice empanadas y después alternaba con sándwich.

Fuiste ganando clientes…
Ya no solo iba a City Bank, ahora me iba a Rímac, Pacífico, Prima AFP, más o menos a la hora de la mañana les da hambre a todos. Luego fui a la Escuela de Post Grado de la UNP y a la Municipalidad de Piura en algunas oficinas.

¿Quién te enseñó a preparar postres?
Desde chico me gustó la cocina. Aquí está todo (Raúl abre una pequeña biblioteca y muestra sus libros de repostería), cuando no sé preparar un postre, leo y al toque me salen. Ah, mi mamá también me ayudó.

Sabías que no eras el único que llegaba a vender… todos los días las oficinas de los bancos se llenan con gente como tú.
Si, pero la diferencia es que yo mismo los preparo, yo mismo los vendo, esa es la ventaja. La gente me conoce y le doy su toque de alegría, sanamente. ¡Ah! yo vendo todo al contado.

Pero tus postres no cuestan S/. 0.50
Mis postres son caseros, los insumos son caseros, de primera calidad. Las empanadas cuestan S/. 1, los sándwich S/. 2.00 o S/. 2.50 los más grandes, y los postres cualquiera de ellos S/. 3.50 como el Pie de Limón, Brownies con bastante Fudge, Pastel de Choclo, de Acelga, de Pollo, Pie de Pecanas.

¿Qué te diferencia de los demás?
Lo que tiene mucho que ver es la forma como ofreces tu producto. Para mi lo que yo preparo es lo más rico que hay en Piura. Si no estás convencido que tu producto es el mejor jamás lo vas a vender. Para mi mis postres son los mejores, los preparo de un tamaño y una calidad que a mi como cliente me gustaría que alguien me brinde. Yo ya estoy mentalizado.

Mucha gente no se animaría como lo hiciste tú… ¿Qué hiciste con la vergüenza?
Nunca ha tenido roche, jamás. Siempre he sido bastante desinhibido. Al comienzo me dio un poco de temor para entrar algún banco y que me saquen. La vergüenza tienes que dejarla de lado en estos tiempos. Tengo hijos, tengo una familia que mantener y no estás haciendo nada malo. Yo decía ‘Diosito no consigo chamba ni nada’, pero no me daba cuenta que me ha dado unas manos buenazas para trabajar y una lengua con buena sazón.

UN NEGOCIO QUE DA PARA MÁS
¿A que aspiras?
Seguir en esto, empezar a crecer, para diciembre alquilarme un departamento con mi propia cocina, para el próximo año un local chico.

Haz visto que es un negocio rentable y que da para más…
Así es. Toda la plata de la mañana, absolutamente toda, es para reinvertirla y todo lo de la tarde ya es la ganancia neta. Antes solo salía en la mañana, pero me di cuenta que no me alcanzaba. Ahora si queda un ingreso líquido que más de 100 soles como mínimo.

Te gusta trabajar independientemente sin un jefe, sin horarios
Por supuesto, ya me han ofrecido trabajo como supervisor en una empresa de golosinas, pero no voy a ganar lo que gano aquí. Ya no tengo la tensión de que me van a decir “Oye levántate temprano”. Yo solo debo levantarme temprano porque sino, no gano plata (risas).

"Todo depende de mí. Si quiero plata tengo que levantarme temprano
para trabajar"


TIPS DEL EMPRESARIO
- Que pierdan la vergüenza
- Que se decidan
- Ser responsable
- Dar productos de calidad

LA FICHA
NOMBRE: Raúl Sisniegas Bulnes “me dicen Nabo”
EDAD: 34 años
NEGOCIO: “Se llama ‘Cien en Uno, Buffets’, por el momento”.
TELÉFONO: 969874221 / RPM *354655 / 304479
DIRECCIÓN: Residencial Vicús B -4, Dep. 404

miércoles, 18 de noviembre de 2009

“Yo no renuncio fácilmente a mis sueños”

“Yo no quiero verte como ambulante”, cuenta doña Martha Silva Mendoza que le dijo un día su esposo. Treinta años atrás decidió dejar de vender ropa en una galería del Mercado Modelo empezar a preparar cebiche “al paso” de conchas negras en una mesita de sauce. Se colocó un mandil anaranjado y empezó a vender primero afuera de un circo y luego en el paradero de los taxis-colectivos. Desde entonces, la hoy propietaria del restaurante “Los Delfines” y de la cadena de cebicherías “Oasis”, ha sabido lo difícil que es empezar desde abajo. “Desde muy abajo”, resalta. Dueña de seis locales y ferviente creyente en Dios, disfruta ahora del éxito de sus negocios y asegura haber cumplido todos sus sueños.

¿Es muy religiosa, muy creyente?
(Doña Martha hace una oración antes de empezar la entrevista). Dios no es religión. Dios es un cambio diferente de vida.

¿Se aferra a Él en su trabajo?
Por supuesto. Yo soy una mujer empresaria que empezó muy abajo. Empecé a vender en una carreta, luego en un puesto, ahora tenemos 6 puestos y otros negocios, yo no renuncio a mis sueños fácilmente, tengo un corazón muy joven (…)

Usted empezó muy abajo, ¿era ambulante aquí en el mercado?
Si. Yo antes vendía ropa en la galería de atrás, pero decidí buscar otras alternativas. Yo me iba a las ferias a vender ropa y una vez se puso frente a mi se puso una señora a vender cebiches de conchas negras. Yo dije “¡cómo vende, no necesita dinero, ni capital!”.

¿Qué aprendió de esa señora?
Me hice amiga de ella y ahí aprendí a preparar cebiche. Ella me contaba que su trabajo le había dado muchas alegrías, me enseñó un álbum con fotos de su casa. “¡Wow!” dije, “yo aquí vendiendo ropa y estoy endeudada”. ¡Ah no! Le comuniqué a mi esposo que me iba de ambulante. “Yo no quiero verte como ambulante” me dijo pero ¡Necesitaba trabajar porque tenía mi casa hipotecada!

¿Dónde empezó?
Aquí afuera de las galerías. (…) Antes esto era paraderos de taxis - colectivos del Comité de la Av. Circunvalación. Yo me puse un mandil, comencé a preparar tres porciones de conchas negras y les comencé a dar una degustación. Eso fue hace 17 años. Era solo una mesa de sauce con un plástico naranja, así empecé.

¿Cuánto tiempo pasó para poder tener un local propio?
Antes de venir acá empecé en un circo en San José. Vendía cebiche de 5 de la tarde a 11 de la noche. Hay un señor que todavía vende hamburguesas que fue mi primer cliente que me dijo: “Hijita te vas a varar, anda trae café, hamburguesas”. Yo sentía vergüenza. (…) En el circo estuve una semana. Acá en el mercado seguí vendiendo cebiche y en un lapso de 6 meses ya no vendía 100 (cebiches de) conchas, sino 400, 500 (cebiches de) conchas diarias. Llegué a vender hasta 4 mil conchas diarias. ¡Sacos de conchas!

¿Vio entonces una oportunidad para crecer?
Así es. Las personas me empezaron a preguntar si no tenía otro tipo de comidas.

UNA TRIUNFADORA

¿Cuántos locales tiene?
Todos mis hijos administran mis locales. En este local (Av. Blas de Atienza) trabajo con mi hija, adentro trabaja mi hijo, en el anexo trabaja mi otra hija, en el local de Los Delfines trabaja mi yerno. En el mercado tengo tres locales llamados ‘Oasis’.

Gracias a su arduo trabajo logró abrir el local de ‘Los Delfines’
Así es. El 20 de noviembre cumplimos 11 años.

Ha comprado un local en Catacaos. Esa es su nueva adquisición…
Me costó bastante. Ya mismo termino de pagarlo. En 5 meses empiezo a construirlo. Ya tenemos un proyecto, un plano, un estudio técnico. No es un local cualquiera. Estos fue por necesidad, pero ese local lo voy a abrir con todo lo que la ley manda.

¿Es usted una mujer feliz?
Muy feliz, demasiado feliz.


TIPS DEL EMPRESARIO


- Aferrarse a Dios
- No desmayar
- Lograr pasar obstáculos
- Amor, “es el ingrediente primordial”
- Ser honesto


Salí embarazada a los 16 años. En el colegio no me recibieron con mi hija pequeña, así que terminé mi secundaria en un colegio particular. Siempre he tenido deseo de superación y de ambición, pero sana.


LA FICHA

NOMBRE: Martha Silva Mendoza
EDAD: 47 años
ESTADO CIVIL: Casada con José Masías Cevallos “Dios me puso al mejor esposo del mundo”.
HIJOS: 3 y 5 nietos
CARGO: Dueña de cebicherías Oasis (Av. Blas de Atienza puesto 6 y 7) y Los Delfines (Av. Integración, Mz. B 2 – 2, A.H. 18 de Mayo).

martes, 10 de noviembre de 2009

“Este es un mercado de historias”

Era el último rincón de la ciudad y hasta allí llegó para fundarlo don Miguel Alburqueque Estrada y unos 400 comerciantes más. El Mercado Central de Piura está de fiesta y cumple este 14 de noviembre medio siglo de existencia, entre la desidia y el olvido de sus autoridades, entre el tugurio y el desorden de sus comerciantes y entre la tolerancia y la ‘paciencia’ de sus comensales. Don Miguel, un hombre de 74 años, es sin duda una voz autorizada para contarnos el rosario de anécdotas que tiene el principal centro de abastos de la ciudad al que a diario concurren miles de personas.

¿Cómo y dónde se fundó el mercado?
El Mercado Central se fundó en el año 1958 y se terminó de construir un 14 de noviembre del año 1959. Los del mercado viejo (ubicado en la calle Lima frente al Poder Judicial de calaminas y esteras) nos vinimos acá un 19 de marzo. Días y meses pasaban y no se veía nada, la gente no venía, porque esto era lo último de Piura.

¿Quiénes fueron los primeros comerciantes?
Había grandes comerciantes mayoristas y minoristas. En ese tiempo éramos unos 400. Se cubrió totalmente el mercado con los que vendían abarrotes, verduras y frutas. Algunos puestos quebraron y se fueron, porque al principio no se vendía. Se sufrió por lo menos un año, dos años.

¿Como ha ido cambiando el mercado en todos estos años?
Bueno, que le digo. De cambios no he visto ninguno. Ha habido pequeños cambios, pero bueno, allí estamos, digamos, esperando…

¿Cuántas autoridades ha visto pasar y no han hecho nada por el mercado?
Ufff..., bastantes, muchas autoridades que ya casi ni recuerdo.

¿Pero resaltaría a alguien?
Bueno, al que hizo el mercado que fue el señor Antonio Li Rodríguez. Él luego hizo el Mercado Anexo, el Palacio Municipal… ¡cuántas obras dejó ese señor!, tenía una buena amistad con nosotros. Por ejemplo venía y nos preguntaba: “¿qué falta?”, “¿qué problemas hay?”; y nosotros le decíamos: “bueno señor mire falta esto, falta lo otro” y él de inmediato lo arreglaba (…) Otro que resalto es el señor León Monzón, un hombre preocupado por el bienestar tanto de la ciudad como el mercado. Su obra grande fue el Coliseo Cerrado.

Este mercado sufrió un incendio, ¿usted también fue damnificado?
Fue algo triste. (Don Miguel empieza a llorar) no sé si pueda contarlo. Fue un incendio producto de un cortocircuito – eso decían – y allí yo perdí 25 años de trabajo, perdí todas mis cosas. Después de dos años de sufrimiento volvimos a ingresar al mercado porque todas las autoridades nos dieron la espalda. Gracias a Dios vino el (en ese entonces) ministro de Justicia Carlos Blanca Bustamante y yo y 4 personas fuimos a hablar con él y nos atendió.

Se emociona bastante…
Es que usted no se imagina lo que es trabajar tantos años y que venga un incendio y lo sorprenda. En la noche esto fue un infierno de llamas. Era mi trabajo. Yo estaba en una juguería y el incendio fue el año 1985.

Le ha entregado prácticamente toda su vida al mercado
Así es. Este es un mercado de historias… Yo tengo 9 hijos y todos han crecido aquí en el mercado. (…)

EL CABALLITO

Se vienen las elecciones y las autoridades volverán a hablar del mercado como un “Caballito de batalla” ¿Qué piensa de eso?
Créame amigo, con toda sinceridad, que he perdido la fe a los hombres, yo solamente confío en Dios, me aferro a él. Nosotros los hombres con esta sabiduría que él nos ha dado estamos haciendo las cosas mal, le damos la espalda a Dios.

¿Cuántos fundadores todavía hay en el Mercado Central, además de usted?
Habremos unos 10, los demás son nuevos. Yo no hubiera pensado llegar tantos años. Son 50 años los que tengo trabajando acá. (Don Luis se vuelve a quebrar) Una vida entera, y me llena de nostalgia, será la emoción que me embarga de pensar que he pasado tantos años aquí en este mercado.

¿Qué harán por el aniversario?
Yo voy a poner aquí una pancarta grande, como lo hice cuando cumplimos 40 años, en donde dirá “Feliz Aniversario Mercado Central. Cumplimos 50 años trabajando incansablemente y dándole gracias a Dios por estos años transcurridos”. Luego viene mi propaganda comercial: “Los invito a mi cebichería Delicias (Mz.25 puesto 6 Mercado Central) a saborear los platos, los cebiches”. Algo bonito, es un día especial.
“He tenido una frutería, luego una juguería y después una cebichería. Le he dedicado mi vida entera al Mercado y me gustaría algún día verlo diferente”.

LA FICHA
NOMBRE: Miguel Alburqueque Estrada
EDAD: 74 años
ESTADO CIVIL: Casado
HIJOS: 9 hijos
CARGO: Fundador del Mercado Central de Piura

lunes, 9 de noviembre de 2009

“He cumplido parte de mis sueños”

Caminaba un día por el Mercado Central de Lima cuando a Roxana Alvarado Ramírez la invitaron a ser parte de unas clases de chocolatería. Como jugando, empezó a convertir la cobertura de chocolate en verdaderas exquisiteces que empezó vendiendo primero a su familia y más adelante a empresas e instituciones públicas. Han pasado más de 10 años y aquella joven que dejó Piura para irse a vivir a la capital con su esposo, un militar destacado allá; ha vuelto convertida en toda una microempresaria en el mundo de la chocolatería y ahora enseña a otras mujeres – a través de talleres – que se puede hacer un negocio propio en base a mucho esfuerzo y trabajo. Su empresa: “Chocolatería Roxi”.

¿Cómo empezó en este dulce negocio?
Mi esposo es militar y lo cambiaron a Lima y tuvimos que irnos todos. Un día pasaba por el Mercado Central me dijeron “Si compras una cobertura entras a las clases gratis”. Y yo pensé “¿cómo será?” y entré, me gustó y con esa misma cobertura que compré hice mis chocolates de manjar blanco.

¿A quien le vendió los primeros chocolates que hizo?
A mi esposo, a mi familia. Entonces luego cada vez que había una fiesta yo hacía chocolates y le decía a mi esposo: “diles que yo los he hecho, promocióname”, y así empecé, como jugando porque no sabía absolutamente nada de chocolatería y no tenía noción de lo que era.

¿Cuántos chocolates empezó preparando y ahora cuántos prepara?
Empecé preparando una cajita cuando había cumpleaños de los amigos de mi hija, de mi esposo. Ahora ya preparo cantidades. Por ejemplo ahora he venido a Piura para preparar un pedido especial para una misa. Me han pedido 500 chocolates de bombones y paletitas 100.

Sus clientes ahora son instituciones, empresas privadas
Así es, allá en Lima por ejemplo para el Día del Padre, se reúnen a los trabajadores y a parte del incentivo se les da un regalo (chocolates) y en los colegios es lo mismo. Ahorita me está auspiciando Negusa.

¿Pensó algún día tener un negocio propio?
No, nunca. Le cuento. Yo estuve trabajando en un colegio como profesora y lo dejé porque este negocio me da más. Dejé mi profesión por los chocolates. Por ejemplo para campaña de Navidad que es la más fuerte.

Usted tiene estudios…
Estudié para auxiliar en Educación y lo dejé. Estuve trabajando como 6 años, pero con mi esposo nos hemos dado cuenta que esto da más. Incluso mi esposo que es militar me ha dicho que está pensando seriamente en pedir su renuncia porque este negocio da más.

Hace chocolates con productos de la región
Sí. He venido a Piura para dictar un curso de chocolatería con productos de la región. Yo hago Bombones de Algarrobina, Bombones de Pisco, Trufas de miel de abeja, etc.

SUEÑO DE EXPORTACIÓN

Ustedes se han dado cuenta de que este negocio da buena rentabilidad
Si, porque es muy rentable, porque con una cobertura te salen un montón de chocolates. La cobertura no es cara y en verdad te rinde.

¿Qué satisfacciones le ha dado este negocio?
Sobre todo que mi hija ya es profesional y el placer que te digan: “¡Qué ricos son tus chocolates!”, eso me emociona, más allá del beneficio económico. He cumplido parte de mis sueños.

¿Ha pensado en la exportación?
Sí. Dicen que se exporta mucho a España. Una amiga me estaba comentando que la mamá de un amigo de mi hija está en España y siempre llevan chocolates de Arequipa y por allí puedo meterme.

TIPS DEL EMPRESARIO
• Trabajar con productos de buena calidad
• Hacerte conocida a través de las ‘recomendaciones’
• Ser perseverante


LA FICHA
NOMBRE: Roxana Alvarado Ramírez
EDAD: 40 años
ESTADO CIVIL: Casada
HIJOS: Una de 22 años
EMPRESA: Chocolatería “Roxi”

miércoles, 28 de octubre de 2009

“Al principio nadie creía en mi”

Samaniego Collantes Tafur aún conserva el dejo típico de la selva pese a que salió de esa región cuando tenía 12 años de edad, en busca de un mejor futuro. Tras intentar suerte en varias ciudades llegó a Paita en donde – por su falta de experiencia en el mar – se le cerraron todas las puertas. Parecía que la mala suerte lo perseguía, pero un día se fue a pescar y en altamar encontró una opción de trabajo todavía no explorada: la ferretería naval. Samaniego se hizo famoso al confeccionar muestras poteras y su herramienta se hizo tan popular que formó su empresa “Soliman”. Hoy sus productos – aparejos de pesca – y sus servicios – soldadura electrónica y autógena naval e industrial – se ofrecen en el 70% del litoral peruano. Su capacidad empresarial le valió ganar el 2008 el Premio a la Microempresa (PREMIC) otorgado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) y el 2009 recibió el galardón de manos del Presidente Alan García, en el XII Foro de la Microempresa (FOROMIC) que organizó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

¿Qué hacía cuando vivía en la selva?
Salí a los 12 años solo de mi casa. Allá trabajaba para apoyar a mi madre, pues yo vengo de padres separados. De muy pequeño empecé a trabajar en diferentes oficios como por ejemplo vender periódicos, lustrar zapatos, cuidar carros, llenar carros, hacía de todo un poco.

¿Por qué dejó la selva para venir a Piura?
Cuando salí de la Selva no me vine de frente a Piura. Pasé por varios lugares como Chiclayo, Tumbes, Talara en busca de un futuro porque trataba de salir adelante ya que salgo de una familia humilde para poder apoyarlos.

¿Cómo empezó?
Empecé de cero, porque no vengo de una familia económicamente estable, sin embargo en el camino me crucé con la Caja Municipal de Sullana con la que estoy progresando y gracias a mi esfuerzo.

¿Qué hiciste cuando llegaste a Paita. Cuál fue tu primer empleo?
Al principio nadie creía en mi. Quise entrar a trabajar en las empresas (pesqueras), pero no cumplía los requisitos que allí me pedían; así que comencé a hacer lo más fácil que fue la pesca. Salía a pescar y allí encontré muchas deficiencias de la forma cómo pescaban, y como antes había trabajado en talleres en Chiclayo, conocía de fierro, me puse a tratar de modificar ciertos artículos de pesca.

¿Cuál fue la primera herramienta que hizo?
La primera herramienta que hice fue la muestra potera. Me las ingenié, yo mismo era conciente de que las muestras que traían de exportación que eran las japonesas eran deficientes, se paraban malogrando. No daba su objetivo para el tipo de pesca que se hacía en el Perú, así que la modifiqué de acuerdo a la necesidad del pescador.

¿Quiénes fueron sus primeros clientes?
Primero di a pruebas las herramientas que hacia y el mismo producto habló por la efectividad que tenía. Una embarcación que venía con 3 o 2 toneladas, se traían 10, 12 toneladas de pesca. Entonces el marketing que tuve era que entre ellos se preguntaban quién fue el que lo hizo, se pasaban la voz que era yo y de esa manera llegaron a mi varios clientes.

TODO EL LITORAL

Tenía ya una demanda de mercado
Sí, pero no tenía capital y pude empezar con un préstamo de 15 mil soles, porque la demanda que tenía no era pequeña.

¿Quiénes son ahora sus clientes?
Empresas en Paita y mi producto está distribuido en el litoral peruano. En una encuesta que se hizo mi producto se vende el 70% en el mercado nacional en cuestión de pesca.

¿Por qué crees que tuviste éxito?
Toda persona que hace las cosas con cierto tipo de beneficios propios y no pensando en los clientes – que son quienes van a confiar en ti – son mal vistas. Hay que pensar primero en tus clientes.

¿Tienes algún secreto?
Tener una vida netamente sana. Yo no soy católico, pero cultivo los valores, practico deporte, no fumo. Eso es parte del progreso de los empresarios para seguir adelante.

TIPS DEL EMPRESARIO
 Ser transparente
 Ser responsable
 Hacer productos que den utilidad para el cliente
 Ser perseverante
 Ser emprendedor


LA FICHA
NOMBRE: Samaniego Collantes Tafur
EDAD: 34 años
HIJOS: 2 y 1 en camino
ESTADO CIVIL: casado
EMPRESA: Soliman Negocios y Servicios Generales.
DIRECCIÓN: Jr. Pescador 180 – La Punta, Paita.

martes, 20 de octubre de 2009

El rey de las bicicletas


Toda su niñez Eduardo Navarro Ipanaqué le pidió a su madre que le regale una bicicleta, pero la precaria situación económica que atravesaba su familia no le permitió jugar nunca con este vehículo de dos ruedas. Quizás ese deseo inhibido que tuvo de niño y la necesidad de sacar adelante a su familia lo llevó – en un inicio – a vender repuestos usados para bicicletas y años más tarde a confeccionarlas él mismo y bajo su propia marca: “Nayo Bike”. Después de haber conquistado el mercado peruano, hoy Eduardo ha abierto sus horizontes a Ecuador en donde vende el 40% de su producción. Gracias a su capacidad emprendedora, Eduardo ganó el 2006 el Premio a la Microempresa (PREMIC) otorgado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (PNUD) y el 2009 obtuvo otro galardón de manos del presidente Alan García Pérez, en el XII Foro de la Microempresa (FOROMIC) que organizó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la ciudad de Arequipa.

Usted primero empezó vendiendo repuestos de bicicleta, ¿qué año empezó?
Empecé a trabajar en el año 1998. Vendíamos repuestos de segunda mano en La Quebrada, Canal vía en Sullana. Fue cuando por motivos de necesidad de trabajo salí de La Unión (mi tierra natal) para buscar un nuevo porvenir en Sullana. Ahí empecé a vender repuestos de segunda mano, porque no tenía poder adquisitivo para comprar mercadería nueva ni mucho menos podía conseguir un préstamo pues no tenía absolutamente nada.

¿Ya tenía hijos en esa época?
Tenía un hijo de 9 años.

¿Cuántos años pasó desde que vendía repuestos usados a repuestos nuevos?
Pasaron 2 años cuando la Caja Municipal de Sullana me abrió mi primer crédito.

Que fue de 500 soles. ¿En qué los invirtió?
Compré repuestos de primera mano. Recuerdo que viajé a Lima y me dio risa que con 500 soles apenas traje una cajita de repuestos que no era mucho. Pensaba traer bastante mercadería. Con los 500 soles recién empecé a vender repuestos nuevos. Mi esposa los comercializaba y yo me encargaba de ganar clientes.

¿Qué tan difícil fue esa época?
Bastante difícil amigo. Para crecer hubo un montón de obstáculos como la competencia y los altos impuestos que cobran a medida que uno va creciendo. He sabido salir adelante gracias a mi esfuerzo.

Ahora su empresa fabrica más de 1,300 bicicletas al mes…

Así es, esa cantidad producimos. Cuento con 18 colaboradores que tienen todos sus beneficios de ley. Siempre apuntamos a crecer como una empresa formal.

Sus bicicletas “Nayo” se venden en todo Piura, pero también en Ecuador ¿cuál es su meta?
Todavía me falta crecer. Estamos apuntando ahorita al Ecuador. Ya tengo clientes ganados, casi el 40% de mi producción se va a Ecuador, a ciudades como Guayaquil, Cuenca, todos esos sitios. El principio si fue difícil exportar pero sabiendo manejar el negocio se puede llegar lejos.

¿Qué otras ciudades ha conquistado?
Nosotros vendemos a toda la región primeramente. Todo lo que es Tumbes, Talara, Los Órganos y también estamos en Chiclayo.

EL RELOJ

SATISFACCIONES

Tiene un hijo que está estudiando Medicina. Imagino que esa es solo una de las satisfacciones que le ha dado su empresa

Así es. El trabajo que tengo me permite que mis hijos se desarrollen profesionalmente, están estudiando para ser profesionales.

¿Le hubiese gustado tener esa oportunidad de estudiar?
Así es, pero no se pudo. En ese entonces no tenía dinero, mi madre no me pudo dar esa oportunidad. Te cuento una anécdota. Cuando era niño yo sufría por una bicicleta, no podía comprarme una bicicleta y hoy mi vida y mi sustento se basa en la fabricación de una bicicleta. Jamás tuve una y ahora produzco más de mil bicicletas al mes. ¡Imagínese!

¿Alguna vez dijo ya no doy más?
Hubo momentos de flaqueza, pero gracias al apoyo de mi esposa nunca retrocedimos. Ella es el pilar fundamental de mi empresa y en segundo lugar esta mis colaboradores que siempre están apoyando a la empresa.

LA FICHA
NOMBRE: José Eduardo Navarro Ipanaqué
EDAD: 39 años
ESTADO CIVIL: Casado
HIJOS: 3 hijos. “Uno de 19 años, la segunda de 18 y el último de 4 añitos”.
EMPRESA: “Nayo Bike”.
DIRECCIÓN: La Quebrada 120 – Sullana.


TIPS DEL EMPRESARIO
• Ser responsable
• Tener ganas de superación
• Debe haber unión en la familia

miércoles, 14 de octubre de 2009

“Hay que ser amigo del cliente”


La amistad y la cordialidad, no figuran en la carta del menú del Snack Bar Restaurante “Romano”, pero es algo que ahí se ofrece desde que este memorable local fue fundado en el año 1980. Tiene razón don Luis Castillo Vásquez, dueño de este local, cuando dice que el secreto para que un restaurante perdure en el tiempo radica en el trato que se le da a sus comensales. ¿Cuántas veces ha ido usted a un restaurante y le han dado ganas de no regresar nunca más por la poca amabilidad que ahí recibió?, se preguntó un día don Luis cuando vio que aquel pequeño negocio de comida al paso que abrió hace ya 29 años empezó a crecer sin control. El dueño del “Romano” ha aprendido que el acercamiento a su clientela es la clave de su éxito.

Lleva más de 20 años dirigiendo este negocio
(Don Luis saca cuentas) El local lo abrí en el año 1980 y ya tiene 29 años, que los acabamos de cumplir en junio.

¿Este local era suyo?
No, primero era alquilado. El restaurante “Romano” se inició en la Av. Sánchez Cerro en un local chico, de unos 40 metros cuadrados, más o menos. Ahí empezamos y “accidentalmente” pusimos el local para que sea un café al paso o algo así. Poco a poco se fue convirtiendo en restaurante porque lo poco que preparábamos al público gustaba cada vez más.

¿Cuál era la especialidad en ese tiempo?

Hasta ahora tengo la peculiaridad de que no he cambiado de menú hace muchos años. Casi desde que me inicié sigo con el mismo menú. Llegué al público más o menos con el plato que les gusta.

¿Cuántos años estuvo en la Av. Sánchez Cerro y cuando se mudaron?
Estuve más o menos 8 años. Nos mudados porque me compré este local que era más grande (…) Aquí ya tenemos más de 20 años en el local.

En estos 29 años usted ha ganado la experiencia de lo que es tratar
Aprender la psicología de la gente es muy importante en el negocio. Me convertí algo así como en “psicólogo” de mis clientes y me di cuenta al final y quizás a eso le debo el éxito. Hay que ser muy respetuoso con el cliente y sobre todo sincero: uno debe ofrecer lo que uno tiene, no defraudar al cliente. El cliente viene con la idea de que va a encontrar lo que le estamos ofreciendo (en el menú) porque otros locales te ofrecen cosas que ponen en el menú y que no hay en ese momento.

¿Qué satisfacciones le ha dado el “Romano” en todos estos años?
(Piensa) El haber crecido como empresario. De haber sido muy pequeñito, de haber surgido casi de la nada y con mi perseverancia he podido ir creciendo y comprando cosas que no pensaba nunca tener, en tan corto tiempo.

¿Ha ganado amigos, que primero eran sus comensales?
Si, muchos. Es muy grato para mi por ejemplo haber encontrado clientes que han venido con sus hijos pequeños y ahora esos muchachos convertidos en hombres llegan con sus hijos y les dicen “cuando era chico mi papá me traía al ‘Romano’ porque me gustaba la comida y ahora yo te traigo a ti”.


EN FAMILIA

Han abierto este otro local que se llama “El Otro Romano”, ¿también lo maneja usted?

El local está realmente a nombre de mi hijo Carlos Antonio Castillo Martínez, pero claro yo lo he fundado, le he dado vida a este negocio.

¿Es competencia del frente o se complementa?
No, competencia no. Se complementan. Los dos tienen bastante clientela. Quizás por la misma experiencia mía, con los concejos míos, también creció este negocio.

¿Todos sus hijos siguieron la línea de los restaurantes?
Tengo 3, el mayor Luis Alejandro y la última que estudia en Lima se llama Cecilia. Solo Carlos me siguió, porque Luis tiene otro rubro y Cecilia estudia Ciencias de la Comunicación.

TIPS DEL EMPRESARIO
- Hay que ser perseverantes
- Entregarse al negocio
- Hacer que el negocio se identifique con la persona
- Ser respetuoso con los clientes


LA FICHA
Nombre: Luis Santiago Castillo Vásquez
Edad: 64 años
Estado civil: Casado con doña Cecilia Martínez. “Mi esposa era un gran apoyo pero desde mi casa”.
Cargo: Dueño de Snack Bar “Romano”
Dirección: Jr. Ayacucho 580 – Piura

martes, 6 de octubre de 2009

“La gente no quiere empezar de abajo… como yo”


Doña Herminia Correa no conoce la palabra ‘vergüenza’. A los 16 años dejó atrás sus chacras y animales en su natal Molulo, Huarmaca, para venir a la ciudad a labrarse su propio futuro. Una carretilla y varios baldes de refresco fueron su primera fuente de trabajo que más adelante cambió por la carne de chancho, aquella que sus manos convirtieron en exquisitos chicharrones que hoy vende en cantidades inimaginables. Ni la mal llamada gripe “porcina” pudo con esta luchadora mujer que a continuación nos cuenta su historia.

Usted vivía en Molulo, Huarmaca. ¿Por qué vino a Piura y a que edad?
Yo vine a los 16 años. Vine a trabajar, a buscar un mejor futuro para mí. Me vine a la casa de un tío y él me dijo que trabajara en casa, pero yo no quería trabajar en casa. Me iba al mercado, veía que la gente vendía y dije “mejor voy a comprar una carreta para vender”.

Una carretilla fue su primera herramienta de trabajo
Si. Empecé vendiendo refrescos, de ahí conocí a mi esposo, me acompañé y tuve a mi hija. Mi esposo en ese tiempo no tenía trabajo. Lo poquito que ganaba no alcanzaba. Entonces a una amiga le conté que no tenía trabajo, que no alcanzaba para la leche de la bebe y ella me dijo “¿por qué no vamos a vender?”, y le dije “¿pero qué vamos a vender?” y ella me dijo “vamos a vender cebiche”. Pero mi esposo estaba de viaje, y el dije que tenía que esperarlo.

Ya tenía dos triciclos
Así es. Mi amiga me preguntó quién iba a manejar y yo le dije “yo manejo, porque yo aprendí con mi tío”.

¿Qué lugares recorrieron juntas?

Primero empecé en la Av. Grau. En ese tiempo estaba ahí el desaparecido Cine Variedades. Empecé vendiendo solamente dos kilitos de chancho y luego hemos ido subiendo. Luego vinieron los municipales y me sacaron. Luego me fui a una esquina que se llamaba Monterrey. En esa esquina pude trabajar sin problemas porque tenía amigos del Concejo y no me sacaban, pero los restaurantes se molestaban d que a mi no me sacaran. Ahí estuve muy buen tiempo

Y ahora ¿cuántos kilos vende?
Ahora vendo 50 kilos de chancho diario. Yo les digo a mis hijas que con ese trabajo sirve para que ellos estudien.

Este local primero lo alquiló y ahora ya es suyo…Si, empecé alquilándolo y ahora ya es mío. Primero alquilé la parte de adelante y luego ya he comprado esta parte (la cocina).

¿Cuál es la meta que se ha planteado ahora?
Ahora lo que quiero es hacer este local de tres plantas (pisos). Ya está el plano hecho, estoy esperando para construirlo.

¿Cuál es el secreto de sus chicharrones?
¿El secreto?, ¿quiere mi secreto?... (risas). El secreto es que yo tengo mi granja, nosotros criamos a los chanchos y los alimentamos con puro maíz. Por eso sale la carne bien sabrosa. A los dos años que vendía chicharrones busqué un lugar donde hacer mi propia granja.


GRIPE... ¿CUÁL GRIPE?

¿La mal llamada gripe “porcina” la afectó en sus ventas?
Si me afectó bastante. Las ventas bajaron a la mitad. Cuando salió en la televisión que no era por culpa del chancho

Venía 50 kilos y bajó a 25 kilos… aunque el chancho no tenía la culpa
Si, la mitad dejé de vender como dos meses. Ahorita las ventas ya se recuperaron. El chancho no tiene la culpa.

¿Qué le diría a las personas que empiezan con su triciclo?
Hay pocos que lo hacen. La gente no quiere sufrir. Yo si he sufrido, yo nunca me he avergonzado delante de la gente. Iba con mi triciclo, empujando mi carretilla. Ahora a la gente no le gusta así.

PLATILLO EXQUISITO
Personal: S/. 6.00
Fuente: Desde S/. 15.00



LA FICHA
Nombre: Herminia Correa Cruz
Edad: 46 años
Hijos: 5
Negocio: Chicharronería Correa “No tenemos sucursales”.
Dirección: Jr. Cuzco 896 – Piura

martes, 15 de septiembre de 2009

“Empezamos con 5 muñecos feitos”


La familia Espinoza Farfán nunca se imaginó que el carisma y talento de su pequeña hija July, sería la clave para el inicio de una exitosa carrera empresarial en el mundo de las fiestas de cumpleaños.
“Yo era una niña que me gustaba la animación. A los 13 años empecé trabajando con un señor llamado Fernando Parra, pero a los 16 ya empecé con el ‘Show de July’. Con el apoyo de mis padres y mi hermano tomé la dirección de la empresa”, cuenta July Espinoza, una carismática joven empresaria que se metió de lleno en el mundo de los niños para hacer de sus fiestas de cumpleaños, un día inolvidable.

Iniciaste desde joven y la empresa es familiar, ¿verdad?
Sí, somos una empresa familiar. July con la animación, mi mamá con los trajes, mi papá en sus viajes trae lo último del espectáculo infantil, y mi hermano haciendo las secuencias de inicio a fin, la programación del espectáculo.

Fue precisamente ese deseo de querer ser animadora infantil lo que llevó a tu familia a dedicarse de lleno a esto. Qué curioso.
Exacto. Mi hermano Miguel Ángel empezó haciendo los muñecos, los trajes. Desde ahí parte el “Show de July”. Somos ya empresa en grande. Mi hermano y yo empezamos a tantear lo que es el espectáculo.

¿Cómo se iniciaron?
Iniciamos con 5 muñecos un poco feitos (risas) pero que nosotros mismos confeccionamos. Bag Bunny, Silvestre y Piolín y dos señoritas que me ayudaban y yo. Éramos 5 personas… y ¡ahora somos 20 personas!, jóvenes universitarios en su mayoría que además de estudiar, también trabajan. A los 21 años decido casarme, y así continuar con mis metas. Mi esposo me apoyó.

Recibiste el apoyo de tu esposo y esto siguió para adelante
Así es. Ahora presentamos paquetes más completos, como decoración en tela, sonidos de amplificación, luces y efectos, sillas de colores, menajería y todo lo que se necesita en una fiesta infantil.

¿Cómo eran las fiestas de antes y como son las de ahora?
Antes no importaba el personaje. Ahora si, ahora se presentan los Mega Show, paquetes más completos de 5 espectáculos en uno. Incluye presentación de mimos, arlequines, princesas doradas, los personajes, escenificación de cuentos infantiles. Nosotros entregamos un paquete completo. Los padres sólo presentan la piñata y su presencia. Decoración, sonidos, luces, efectos especiales. Un espectáculo grande, sillas forradas, mesas. Nuestro público es muy exigente.

¿Qué anécdotas tienes en todos estos años de trabajo?
Una vez me contrataron para un cumpleaños de un añito. Entonces, en la fiesta había un joven que era hermano del cumplementado y ahora ya tiene 15 años y yo le animé su primer añito. ¡Imagínate! Él le dijo a su mamá ‘Mamá, ¿ella es July?’ y luego él me dijo ‘Tu me animaste el 1er añito’ (suspira)


AGENDA LLENA

Las fiestas de cumpleaños no siempre se recuerdan, ¿cómo hacer que esta fiesta sea inolvidable?Ahí radica el trabajo de July.
Le damos un evento con responsabilidad, orden, mucha fantasía para que el niño siempre recuerde eso. Por ejemplo ahora estoy incursionando con los arlequines. Animo cumpleaños de 1, 2, 3, 4, 5, 6 años y los padres no se cansan de llevarnos porque nosotros innovamos, no le damos lo mismo todos los años.

¿Cuántos espectáculos haces por mes?
Mira, yo por semana tengo 8 shows, es decir 32 contratos al mes. Hay veces en que tengo que animar hasta 3 fiestas infantiles en un solo día.

¿Hasta donde haz llevado tu show?
El show lo he llevado a Sullana, Talara, Paita, Trujillo, Chiclayo, Tumbes, en donde han quedado encantados con mi trabajo.


FIESTITAS Y FIESTOTAS
Las exigencias de los padres, de tener un espectáculo de calidad, llevaron a July a la organización e innovación de sus show. Ahora, ofrece paquetes que van desde los S/. 3 mil 500, hasta los S/. 550. “El paquete completo que va desde el sonido, la decoración, cotillón, fotografía, buffet de golosinas en base a 50 niños, es decir todo incluido por S/.3 mil 500. Los Mega Show que incluye luces, efectos especiales, escenificación de cuentos infantiles, el ‘Alócate Kids’ – una especie de la Hora Loca – por S/. 1 mil 500 y un paquete económico de 3 animadoras y 3 muñecos por S/.550”.

TIPS DEL EMPRESARIO- Hay que renovar siempre, no dar el mismo espectáculo
- Ser perseverante
- Ser responsables con quienes te contratan
- Dar un espectáculo de calidad

LA FRASE
Somos creativos y cuidamos al milímetro nuestro trabajo dejando un mensaje sano para los niños

LA FICHA
NOMBRE: July Espinoza Farfán
EDAD: 31 años
HIJOS: 1 “Doménica que es mi principal inspiración, pero mi mayor crítica”
Empresa: “El show de July”
Teléfono: 969019965 - 355727

miércoles, 19 de agosto de 2009

“No busques trabajo… genéralo”

Cuando Raúl Sandoval Galán terminó la universidad, no pensó en correr a tocar la puerta de una empresa para que le den trabajo. Sus conocimientos adquiridos en la elaboración de productos agroindustriales lo llevó a empezar su propia microempresa preparando algarrobina, un producto regional declarado Patrimonio Cultural de la Región Piura.
Sus productos eran tan buenos que poco a poco fueron traspasando fronteras, pero trabajar en la informalidad lo llevó a perder grandes ventas con importantes clientes.
Entonces, hace ya 10 años Raúl creó su propia empresa llamada “Productos Agroindustriales Villa Heroica” y hoy recorre todo el país ofreciendo ‘algarrobina’, ‘cocadas de algarroba’, ‘polemiel’, ‘Cuatro en uno’, ‘toffes de algarrobina’ y todo lo que pueda crear de la algarroba, fruto 100% regional. Raúl sueña con que la algarrobina sea conocida por todo el mundo.

La algarroba es un producto que se encuentra ‘botado’, al alcance de todos.
Dios, a través de nuestra naturaleza, nos dio en la región Piura un árbol maravilloso que es la algarroba, pero muchas veces nosotros no sabemos utilizar o manejar lo que nos da la naturaleza. El algarrobo es un árbol sagrado en nuestra tierra y nos da un fruto (la algarroba) de la cual hacemos productos como ‘la algarrobina’ o derivados como ‘toffes de algarroba’, ‘natillas de algarroba’, ‘cocada de algarroba’, ‘café de algarroba’. Una variedad de productos y que la gente de otro lugar saben apreciar.

Usted estudió agroindustrias pero trabajaba informalmente. ¿Qué lo llevó a formalizarse?
En la medida que salí de la universidad me especialicé en agroindustrias y en productos a base de algarroba. Luego comencé en forma artesanal elaborando el producto, pero siempre mi objetivo fue grande: que esta idea vaya creciendo. Ahora esto que tengo es gracias al esfuerzo y al sacrificio de mi familia, incluyendo mis padres, mi esposa y mis hijos. Yo estuve 6 años en la informalidad. En la medida que iba vendiendo, los clientes me iban preguntando, pidiendo boletas, facturas y a veces no vendía porque no era formal.

Usted empezó promocionando sus productos en las ferias regionales. Es una buena táctica de ventas…
Si por supuesto. Hemos ido a Chimbote, Lima, Trujillo. A fin de mes me voy a Amazonas, a Bagua, regreso a Jaén, en octubre me voy a Lima. Constantemente estamos movilizándonos al interior del país.

Ya ha conquistado al Perú con su algarrobina y la ha hecho conocida. ¿Cuál es su meta ahora?
Que la conozcan en todo el mundo. Por supuesto que está en nuestros planes la exportación, ese es el objetivo a futuro. Nosotros cada día vamos mejorando nuestra infraestructura y ojala Dios nos siga dando cada día fuerza a mi y a mi familia para seguir adelante.

Su producción cuando inició no era más de 30 kilos de algarroba. ¿Ahora cuánta utiliza?
Cuando me inicié hacía 30, 40 kilos al mes. Hace 10 años esa era mi producción. Ahora sacamos un promedio de 300 kilos mensuales de la algarrobina, pero también sacamos derivados de la algarroba, como es el “Cuatro en Uno” (miel, polen, maca y algarrobina), “Natillas de algarroba”, “Toffes de algarroba”. Eso nos da mayores ingresos. El objetivo número uno: 100% de calidad.

Son grandes cantidades. ¿Si hay mercado para tanta producción?
Por supuesto. Este año se anunciaba que iba a haber una recesión en el país entonces nosotros, desde fines de año, empezamos a planificar para que no sintamos “la pegada”, como se dice criollamente. Entonces empezamos a planificar, a producir y a viajar constantemente a diferentes ferias o a visitar a nuestros clientes. Tenemos una cartera de clientes y empezamos a llamarlos y a visitarlos e ir a la feria. Nos adelantamos a la crisis.

2009: UN BUEN AÑO
¿Cuánto fue la producción de algarroba este año, a comparación del año pasado?
El 2009 ha habido mayor producción de algarroba que el año pasado. El 2008 logré comprar 300 kintales de algarroba y este año he comprado 1 mil kintales de algarroba y de mejor calidad. Eso nos permite que almacenemos la algarroba para poder hacer una mejor producción y de mayor calidad.

Ustedes son una empresa multifamiliar. Su esposa, sus hijos, la mayoría trabaja con la algarroba…
Exactamente, ese ha sido el éxito de nuestra empresa. Pero yo quiero decirles a los jóvenes que están estudiando como los que salen de la universidad que nosotros como profesionales no debemos salir a buscar trabajo, sino que debemos ser generadores de fuentes de trabajo. Esa es mi idea. No hay que buscar trabajo, sino a generarlo. Vengo de una familia que siempre se ha dedicado al comercio de dulces regionales como bocadillos, membrillos.

Los productos que más se venden
Natilla de algarroba, cuatro en uno y toffes de algarroba. Tienen mayor demanda.

“¿Haz escuchado que dicen que la algarrobina es mellizera?... y es mellizera porque yo tengo mellizos. En el tercer parto nacieron mis mellizos de 5 años”.

LA FICHA
Nombre:
Raúl Sandoval Galán
Edad: 38 años
Estado civil: Casado con Dora Flor Sócola Córdova
Hijos: 4
Estudios: “Estudié I.S.T Manuel Yarlequé Espinoza, agropecuaria y en la UNP me especialicé en agroindustrias”.
Cargo: Gerente de ‘Productos Agroindustriales Villa Heróica”

martes, 9 de junio de 2009

“Los adultos nunca se divirtieron como ahora”

Una decepción amorosa lo llevó a buscar un pasatiempo en donde refugiarse. Arturo Cabellos Gómez cursaba el VIII ciclo de la carrera de Ciencias de la Comunicación cuando descubrió un nuevo y apasionante mundo: el teatro.
Mezclando los malabares con la actuación, trabajó en los semáforos más transitados de Piura. La hizo de malabarista y acróbata y el 2006 formó su Grupo Artístico RH+. Entre la calle dura y las propinas que recibía de los taxistas, Arturo abandonó la universidad queriendo ser el mejor en su rubro.
Tres años más tarde, sus mimos, zancos, muñecas y bufones pasaron de hacer sus espectáculos en las calles a llevar alegría y diversión a los matrimonios, bautizos, quinceaerños y a las fiestas más exclusivas de la ciudad.

Ustedes iniciaron haciendo teatro en los semáforos
Si, eso comenzó con el grupo RH+. El primer grupo que yo creé se llamaba “Teatrofia” y paralelamente tenía RH+ que al inicio lo quería hacer como un grupo de malabaristas. Yo les dije ‘chicos si vamos a formar una empresa distinta al grupo que tengo acá, hay que trabajar como los chinos… de cero, desde lo más abajo que puedas’. Así que pensé: ‘¿un malabarista donde hace su trabajo?.. ¿Hay un lugar exactamente donde trabajan?...en los semáforos’ (…)

Se lanzaron…
Para esa fecha yo estaba en eso de dejar la universidad. Era el año 2006. Nosotros nos ganábamos 30 soles en una noche haciendo malabares, pero teníamos que repartirnos la plata entre 5 personas. Nos alcanzaba para una hamburguesa cada una. La primera vez nos compramos un trago para celebrar porque habíamos “roto el vidrio” y dijimos ‘chau vergüenza’. Pero un día les dije que en vez de estarnos repartiendo la plata para sacar para hamburguesas, juntemos el dinero y compremos materiales para hacer nuevos instrumentos.

¿Qué fue lo que compraron?
Mandamos a confeccionar las cariocas que son unas pelotas con unas tiras y unas telas que tu das vuelta y se ve la forma de las telas en el aire. Hicimos también banderas, una especie de telas cuadradas para hacer malabares y pelotitas de tenis. Hasta que un día en un semáforo nos vio una señora que organizaba eventos para Coca Cola.

¿Ese fue su primer contrato?
Siempre me voy a acordar de esa señora que se llama Carmen Zapata. Fue el primer contrato que tuvimos con RH+. Nosotros nos mirábamos y nos decíamos: ‘¿Un contrato con Coca Cola?, wow!!’… y con ellos estuvimos en Máncora, Colán, Yacila, Cangrejos, en Piura y nos fue excelente.

¿Con cuántos actores nació el grupo y cuántos son ahora?
Nació con 5 personas, de las cuales hay 2. Diego Mogollón Alameda (coordinador) y yo. Los demás se fueron por proyectos personales (…) ya para cuando nos contrató Coca Cola éramos 2. Ahora somos 8 integrantes, dos mujeres y 5 hombres.

Todos hacen teatro… pero es un arte no bien pagado
Mira, ahorita nosotros estamos cobrando 100 soles por cada uno, pero no necesariamente nos contratan a los 8 integrantes, pues no todos tienen 800 soles para contratar el show. Les ofrecemos la cantidad que ellos quieren para su fiesta.

Por ejemplo si yo te contrato para un matrimonio… ¿qué es lo que me ofrecen?
Primero que nada la calidad y el respaldo que te brinda un actor de teatro. Sabemos como llegar al público, que sea entretenido pero no chabacano. Segundo, te ofrecemos los personajes debidamente vestidos. Tenemos 26 personajes con vestuarios a escoger como mimos, zanqueros, muñecas, piratas. Incluso la vez pasada nos pidieron una fiesta temática con chinos y mandamos a hacer el vestuario.

En la fiesta mezclan el teatro, los malabares…
Es el carnaval en cualquier época del año. Nosotros empezamos con la batucada y les llevamos alegría, con solo escuchar los tambores sientes que el corazón te acelera y nosotros nos encargamos de hacerte parar y que vayas a la pista de baile…

Hay gente que no siempre quiere participar del show… ¿Cómo los animan?

Ha habido personas que al inicio no quieren, más los adultos que son más difíciles de convencer, pero hemos logrado encontrar el carisma para decirle al adulto que se muevan con nosotros. Particularmente a mi me encanta muchísimo más animar para un adulto que para jóvenes porque los jóvenes ven este tipo de show en cualquier quinceañero, en cualquier fin de semana. Pero en un adulto en sus tiempos no lo veían. Al adulto lo volvemos niño… pero un niño se divierte como tal. A mi me encanta saber que el adulto nunca se divirtió como hasta ahora.

NEGOCIO RENTABLE

¿A cuántos eventos asisten al mes?
Mira hacemos entre 4 a 5 eventos por semana. Yo calculo 18 a 20 por mes (…)

Ustedes ya se han hecho una cartera de clientes
Eso es lo bueno… trabajamos con varias empresas. Primero iniciamos con Coca Cola, después nos contactó Sprite, después al Banco de Crédito, la Caja Municipal de Piura, la Caja Municipal de Sullana. Hemos estado con Maestro Home Center, Nokia, Claro, Movistar, Sony. Hacemos LA HORA LOCA, trabajamos campañas publicitarias…

¿Qué te motiva?
Me motiva es llegar a viejo y decir… valió la pena todo el esfuerzo. Valió la pena porque no fue fácil dejar un VIII ciclo de la universidad. Valió la pena el luchar por vivir feliz y no luchar por mostrarles un cartón a tus papás.


LA FICHA
NOMBRE: Arturo Cabellos Gómez
EDAD: 23 años
CARGO: Director de Grupo Artístico RH+
ESTUDIOS: Publicidad
WEB:
http://www.rhpositivoperu.com/
TELÉFONO: 969652282

miércoles, 3 de junio de 2009

“Abandoné la química por la danza”

Pocos saben que muchos años antes de que doña Zelmyra Reynaga Valdelomar se convierta en una de las máximas exponentes de la Marinera y el Tondero de la región, estudiaba Ingeniería Química en una universidad de Trujillo, ciudad donde nació. Y es que su pasión siempre fueron las fórmulas y las reacciones químicas que tuvo que abandonar luego de que su padre falleciera. Era la mayor de tres hermanos y tenía que trabajar para mantener a su familia.
Su excepcional voz y su peculiar forma de bailar, la llevaron a convertirse en la engreída de grandes músicos como Rosa Mercedes Ayarsa de Morales y Ernesto López quienes la pulieron. Sesenta años más tarde, la sobrina del escritor peruano Abrahan Valdelomar es una leyenda viva de la Marinera y el Tondero.

Lleva más de 60 años en este negocio ¿cómo se siente?
Así como se siente una madre cuando sus hijos ya creces, así me siento yo. Ya mis hijos estan grandes, pasan a manos de otros, así siento yo con el arte. Mis hijos son los herederos de ese anhelo tan bonito que tuve de joven.

¿Como nació su pasión por la danza, la música?
Primero yo empecé con la marinera y mi madre fue una excelente bailarina de tondero, en las fiestas familiares ella era la reina del tondero, aunque ella no sabía que eso era Tondero y así inconscientemente fui captándole ese salero, esa gracia y me gustaba ver bailando a mi mamá.

¿Quién fue su guía?
Rosa Mercedes Ayarsa de Morales (maestra de canto, estudiosa y difusora de la música peruana) fue la primera. Cuando yo llegué a Lima, como yo era cantante de música lírica ella me ayudaba en la pronunciación del italiano para las canciones que yo tenía en Radio Nacional. Eso fue el año 1920 más o menos. Ella fue mi consejera en muchos aspectos de canto, también me enseñaba zarzuela, pregones limeños y yo fui su preferida porque me llamaba “mi Picaronera”. Ella era compositora de pregones limeños como La Ramilletera, “La Zanguera”, “La tamalera”, todos esos pregones ella los enseñaba y ella me enseñó a mi “La Picaronera” y decía que yo lo cantaba bonito y que yo era su “Picaronera” (risas).

Su profesor Ernesto López le puso Zelmy Rey
Mi maestro, fui su alumna desde que él enseñaba lírica. Él prácticamente me descubrió porque yo no sabía que tenía esa partitura de soprano. Yo cantaba, porque todos cantaban…le gustó mi voz, me citó a la academia y ahí aprendí danza y canto, porque me decía que una cantante debe tener desenvolvimiento escénico y transmitir al público lo que ella siente cantando, y hasta me decía que yo cantaba con una ‘papa fría’, porque no sabía mímica (…)

Evocó todo lo que sabía en su propia academia, la Academia de Zelmy Rey…
La fundé en el año 1959, pero primero la fundé en Chulucanas, porque mi esposo era médico, trabajaba allá, mis alumnas vivían allá en Chulucanas. Yo no quería enseñar allá, pensé que no había ambiente, pero como mi esposo iba a las casas a trabajar, un día me llegó donde una señora Gloria Pella quien me dijo: ‘¿Por qué no enseñas la marinera’ y yo le dije: ‘¿pero querrán?’ y me dijo: ‘si, claro que si, acá no bailan la verdadera marinera’. Y así fue, ella me orientó, me prestó su casa para que iniciara las clases. También enseñaba en Morropón, Yapatera.

¿Cómo ha ido evolucionando el tondero en los últimos años?
Yo me siento orgullosa porque en los primeros años que empecé el tondero, la gente no le gustaba, no lo comprendían, no lo bailaban. Iban a la academia solamente a pedir marinera. Pero en mi aviso ponía “Marinera, Tondero y Pregones de Rosa Mercedes Ayarsa”.

¿Qué opina Zelmy Rey de los ritmos modernos… ve a sus hijos o nietos bailarlos?
(Risas) Si los he escuchado, pero no me nace bailarlos. Por ejemplo mis hijos, mis nietos más modernos lo aprenden en el colegio. Yo les digo ‘bailen ustedes lo que quieren yo ya no me meto’.
¿Está desapareciendo las tradiciones?
Ahora he visto que cuando hay concurso de marinera y Tondero acude bastante gente, pero antes no… Yo creo que está que reviven las tradiciones en Piura.

PASIÓN POR LA QUÍMICA
Y usted estudiaba Ingeniería Química

No terminé la carrera de Ingeniería Química, el primer año me retiré. La carrera me gustaba mucho, me apasionaba esa carrera y hasta ahora me acuerdo de las fórmulas químicas, del azufre, del agua, de la Tabla Periódica de los Elementos Químicos (risas)

Cambió su pasión por la química, por la música….
Es que murió mi papá, yo era la mayor y me convertí en papá, tuve que trabajar. Trabajaba y estudiaba, pero no me daba el tiempo, porque a veces tenía que cantar en otros sitios y descuidaba mis estudios.

Leí que es sobrina del escritor peruano Abrahan Valdelomar
Si, mi mamá así me decía. Yo no lo conocí, pero mi mamá nos hacía reminiscencias de sus tíos, pero ella dice que muy poco lo conoció porque partió muy joven al extranjero. A los 15 años yo no sabía que él era mi familia, pero mi mamá, Luisa Valdelomar, nos iba contando.

“El Tondero ha perdido un poco de picardía. La gente no distingue lo que es marinera y tondero. La Marinera es más elegante, más señorial y el Tondero es más espontáneo, más intencionado, las parejas lo bailan como sienten la música"

LA FICHA

NOMBRE: Zelmyra Reynaga Valdelomar
EDAD: 86 años “que sigan los años y yo aprovechándolos”
HIJOS: 5 “Pepe dirige el ballet y Cecilia dirige la academia”.
NIETOS: 8
CARGO: Fundadora de la Academia de Danzas Zelmy Rey

miércoles, 27 de mayo de 2009

Sus tijeras ‘trasquilaron’ la pobreza

Quedó huérfana a los 12 años. Era la mayor de 14 hermanos. La precaria economía de su familia fue el primer obstáculo que se le presentó para poder estudiar aquello que la apasionaba: la cosmetología. Vendió tamales, ayudó en la venta de comida de su madre, pero Carmen Rosa Herrera Calderón nunca dejó de soñar.
Ya casada con un policía, vio en él el mejor apoyo para hacer realidad aquel sueño que tenía. Se puso a estudiar, empezó a trabajar y años más tarde las tijeras de Carmen Rosa ‘trasquilaron’ la pobreza. ‘Glamour Spá’, así bautizó a sus salones de belleza.

¿Como era doña Carmen cuando era niña… peinaba a sus muñecas?
Si, claro que si. Me gustaba, pero la profesión la aprendí cuando ya estaba casada, siempre me gustó la cosmetología, pero por falta de recursos… quedé huérfana de papá a los 12 años, así que jamás me pudieron dar la oportunidad de poder estudiar. Me casé con una persona muy buena, así que le dije a mi esposo: ‘oye, a mi siempre me ha gustado cortar cabello, que te parece si trabajo para poder apoyar’.

Se puso a estudiar cuando ya estaba casada

Me puse a estudiar a los 25 años, en eso del Partido Aprista (nos aclara que no es aprista). La profesora me preguntaba: ‘oye ya haz cortado antes’, y yo le decía que no: ‘lo que pasa es que me gusta’. Me iba a estudiar con mi pequeño de unos dos meses de nacido. A los 17 años tuve a mi primer hijo, a los 28 años ya tenía 5 hijos… así que vi la necesidad de apoyar a mi esposo porque con un sueldo de policía no alcanzaba.

¿Él la apoyaba?
Vivíamos en la Urb. Los Titanes. Él me acompañaba, me iba y me dejaba en las clases. Yo me iba con mi bebé en un canguro a trabajar, a buscar a la Plaza de Armas a niños que lustraban zapatos para poder cortar porque no tenía modelos para las prácticas. La profesora me decía que llevemos (a modelos) con cabello onduladito para que si los trasquilábamos… (risas) Los niños eran del Bajo Piura y tenían los cabellos recontra lacios, pero qué iba a hacer

Le fue difícil tener que llevar a sus hijos a estudiar y trabajar…
El anhelo de querer estudiar, de querer aprender, hacía que yo les de propinas a esos niños porque me decían que iban a perder su día de trabajo para que yo les corte el pelo. Cuando ya me tocaba trabajar me ponía a mi hijo atrás, en el canguro y yo cortaba, no tenía con quien dejar a mis hijos.

¿Cuándo abrió su primera peluquería?
Yo abrí la primera peluquería en Los Titanes, en un costadito de mi casa. Mi esposo me dio la cochera. Él mismo de un corralito de mis hijos, le sacó las redecillas y le puso un tripley, un plástico encima y pusimos un espejito. Yo nunca trabajé para nadie.

Ese fue su primer paso al éxito
Yo ahí hacía mis primeros trabajos. Mi esposo de a poquitos me fue comprando mi líquido de ondulación, mi tijerita que de repente era de S/ 1.00 y ahora corto con una de $120 (risas). Así le pongo de ejemplo a mis alumnos, que se empieza con un poquito, pero de ahí uno va invirtiendo.

¿Cuánto tiempo tuvo su peluquería?
Yo he estado con mi peluquería, hasta el año 1987 más o menos.

¿Todo lo que ganaba lo volvía a invertir?
Fíjese que yo ahorraba, hice un préstamo y lo invertí en mi casa y con mi trabajo yo pagaba ese préstamo y mi esposo veía que era rentable, que yo apoyaba en la casa, porque incluso mandaba a mis hijos al colegio y no tenía una persona que me ayudara. Yo cocinaba rapidísimo y mientras dejaba una ondulación yo estaba yendo a freír una carne para que mis hijos vayan al colegio.

Qué difícil…
Vengo de bien abajo, vengo de una familia tan pobre que yo tenía que salir a vender tamales. Yo me avergüenzo de decirlo. Mi madre nos enseñó a trabajar fuerte, a ganarnos dignamente cada sol. Y todo lo que usted ve es porque me ha costado.

Ahora ya tiene 3 Spá…
Hemos tenido 3, lo que pasa es que por querer hacer este más grande (‘Glamour Spá 2’ Av. Vice 238) hemos querido unificar dos para darle más fuerza.

ENSEÑAS LO QUE APRENDES
Ahora usted da clases de cosmetología
He enseñado 7 años en la UNP, en unos cursos talleres de proyección a la comunidad. Pero renuncié porque me quise dedicar a lo mío, me acaparaba mucho tiempo, la gente me buscaba y no me encontraba, encontraban a mi hija que recién estaba iniciándose.

Se identifica con la gente humilde ¿Qué quiere hacer por ellos?
Nuestra idea ahora es ayudar a la gente humilde. Estoy buscando sacar una resolución para poder sacar un Centro de Educación Ocupacional (CEO) en la Av. Grau, para enseñar a gente pobre. He estudiado Podología en Lima, todo para poder enseñar mejor, he ido a atender a ancianos…

LA FICHA
NOMBRE: Carmen Rosa Herrera Calderón
EDAD: 51 años, “recién los he cumplido”
ESTADO CIVIL: Casada
HIJOS: 5 “todos profesionales, dos son Ing. informáticos, una es músico profesional, una es cosmiatra y uno Ing. de Telecomunicaciones”.
CARGO: Gerente General de ‘Glamour Spá’ (Av. Vice 238 – Av. Grau 1307)

miércoles, 13 de mayo de 2009

“Mi gran vicio es el trabajo”

Era un escolar cuando José Luis Calle Amayo aprendió a hacer llaveritos de madera grabados con nombres, que luego vendía entre sus compañeros de aula. Años más tarde trabajó alquilando luces sicodélicas para fiestas y también se dedicó al reparto de carnes a domicilio.
Su pasión siempre fueron los negocios, pero dicen que para superarse hay que estudiar (que gran mentira) y por eso puso a dormir esa capacidad de negociante que tenía y aprendió mecánica en el Senati.
Hasta hace 4 años estuvo trabajando como técnico de mecánica en una empresa piurana de hilados de algodón, pero un buen día a José Luis se le presentó la oportunidad de despertar ese lado emprendedor y renunció a su trabajo para – de la mano de su esposa Karla Bárcena Sosa – abrir una de las cadenas más grandes de restaurantes en Piura: ‘Don Parce’. José Luis es un todo terreno.

¿Cuándo abrió por primera vez Don Parce?
Empezamos esto hace 4 años y medio. Yo soy técnico mecánico de profesión, es algo contradictorio ¿no?, pero en realidad yo a veces me sorprendo con lo que se ha llegado a obtener con este negocio. Yo trabajé regular tiempo en una empresa piurana de hilados de algodón, Textil Piura, como técnico.

¿Cómo se presentó la oportunidad?
Nosotros el primer local lo adquirimos por una prima que tenía un ‘Don Parce’ en la calle Ayacucho. Pero sólo lo tuvo dos meses, porque le salió su Visa para irse a vivir a EEUU y nos comentó del traspaso del restaurante. Nosotros lo evaluamos, lo pensamos. Nuestra primera inversión fue algo de 9 mil soles.

¿Qué alcanzó para eso?
Para la compra del mobiliario, porque los locales son alquilados. No he tenido la oportunidad de invertir en un local propio. En el de la (calle) Ayacucho hicimos traspaso de contrato y el traspaso de las cosas si me costó.

¿Mientras usted trabajaba en la Textil, también lo hacía en el local?
No. Mi prima me planteó venderme el negocio la primera quincena de noviembre, pero en diciembre que salí de vacaciones en mi trabajo le dije: ‘te lo compro’. Yo tenía que regresar a trabajar el 2 de enero, pero sólo regresé a presentar mi carta de renuncia.

Le traspasó también el nombre….
El nombre me trajo mucha suerte, ‘Don Parce’ fue un hacendado un parcelero muy conocido en Piura que tenía su parcela de arroz. Don Parcemón Ruesta era muy conocido. Tuve la oportunidad de conocerlo. Entonces mi prima – que en realidad era prima de mi esposa – me dijo ‘sabes qué José Luis, puedes seguir usando el nombre de mi papá’ y actualmente lo tenemos patentado.

¿Fue fácil iniciar en un negocio en donde no tenían experiencia?
Nosotros hemos empezado desde abajo. Cuando empezamos en la (calle) Ayacucho, fue con mucho sacrificio. Cuando hacíamos el frito los domingos teníamos que estar aquí a las 4 de la mañana. Yo iba al mercado todos los días a las 3 de la mañana. ¡Claro, vendíamos poco: 10, 15 menús! y lógicamente eso fue creciendo. Mi suegra era la que cocinaba, yo era mozo. ¡Bien matador! El tema del restaurante es un tema de mucho respeto.

Hay ‘Don Parce Desayunos’, hay ‘Don Parce Criollo’, hay ‘Don Parce Al paso’… ¿Por qué segmentar el restaurante…?
Eso se debe a los tipos de clientes que se manejan, tenemos clientes por zonas. Por ejemplo en el de la calle Ayacucho (Don Parce Café) se especializó en el menú. La cena, en donde estamos (calle Tacna, Don Parce Restaurant) vimos que es más adecuada para captar clientela de menú para oficinistas, bancarios, gente de la Municipalidad, de tiendas comerciales, y al costado tenemos a ‘Don Parce Al paso’ (…) Nos metimos de lleno en lo que es publicidad y en imagen. Yo soy muy perfeccionista, muy detallista, todo lo que ves aquí, los detalles, la mayoría de las ideas son mías.

La decoración de los locales se mezcla un poco el pasado y la modernidad
Particularmente me gusta y segundo la casa se presta para ese caso. Yo me amoldo a donde yo llego. Si yo alquilo más adelante una casa más moderna, me tendré que amoldar a la casa para poder decorarla. Porque si invierto en cambiarle la imagen a la casa, voy a gastar mucho dinero en inversión para poder cambiarla.

‘Don Parce internacional’

Hace poco inauguraron ‘Don Parce Criollo’…
Eso fue antes el (restaurante) “Señor Limón”. Los dueños decidieron venderlo y nosotros hicimos una inversión muy fuerte. Ahora ya está cogiendo clientela, nosotros le cambiamos todo, porque ese local estilaba presentar peñas, con cantantes, bailarinas, y particularmente no me gusta tomar. El que menos me dice ‘oye no tomas nada’, pero el único vicio que tengo es el trabajo…Desde que me levanto hasta que me acuesto estoy trabajando. Yo no tengo vacaciones hace 4 años, sólo viajo a Lima para comprar mi menaje, cosas para el restaurante y el estar en el bus para mi es un descanso…

¿Cómo se proyecta dentro de unos años?
Bueno, tengo un proyecto muy bueno. Hemos adquirido un terreno de 16 mil m2 y estamos proyectándonos a poner ahí una hacienda. Sería un complejo recreacional y va a tener hospedaje, discotecas, piscinas. Se va a empezar por etapas y el proyecto lo está evaluando el banco. (…) Tenía pensado este año estar en Miami con un ‘Don Parce’ pero se presentó la crisis mundial, pero la idea sigue en mente.


  • “Que el empresario ofrece un extra como el aire acondicionado, un buen mobiliario, buen menaje, buenos cuadros, no quiere decir que el cliente se va a ver afectado en los precios”

LA FICHA


NOMBRE: José Luis Calle Amayo
EDAD: 33 años
CARGO: Gerente general de restaurante “Don Parce”
ESTADO CIVIL: Casado con Karla Bárcena Sosa “es mi mano derecha”
HIJOS: 2

viernes, 8 de mayo de 2009

“Yo me tomo todos los riesgos”

Ella se define como una mujer que no le tiene miedo a apostarle a la vida. “Yo me tomo todos los riesgos, nunca le he tenido miedo a nada, no me pongo peros”, dice con convicción Mónica Sebastiani Vargas, la misma convicción que tuvo cuando un buen día decidió destruir por completo su casa para levantar un hotel personalizado.
Mónica es la propietaria de un nuevo e innovador albergue en Piura al que ha denominado “Mango Verde” bed and breakfast cuyas 13 habitaciones están ambientadas con detalles de 4 países diferentes (Perú, Brasil, México y La India). Mónica lo arriesgó todo.

Esta ha sido su casa, ¿como nació la idea de abrir un hotel?
Yo en un momento tuve un pensionado, sabe Dios porque se me ocurrió la idea de convertirlo en un hotelito, algo simpático. Veo que los hoteles en Piura son muy impersonales, no dicen mucho y hay tanta calidez en Piura para dar que pensé que era una súper buena oportunidad de plasmar mi idea.

¿Siempre tuvo la idea de poner un hotel?
Sinceramente no, pero siempre me ha encantado la gente, ser amable. Desde el 2007 nació la idea pero en noviembre del año pasado inicié la construcción. Me puse en contacto con Horts (Brunner, gerente administrativo de “Mango Verde”) que estaba en Alemania, entonces le dije ‘quiero hacer un hotel’.

Los hoteles que usted visitaba como eran, que era lo que le faltaban
Tremendamente fríos, eran un hotel más, sin sentir el calor de la casa, eso es justamente lo que pretendemos, dar calor de casa.

La idea de un hotel temático, hay habitaciones de Perú, Brasil, La India… ¿de donde nació?
Empezando el hotel se llama Mango Verde, tú sabes que es una costumbre de lo más piurana comer mango verde. ¿Quién no se ha comido un mango verde a escondidas?

Y con sal…
Y con sal, y hasta les ha dolido el estómago (risas). Entonces pensé en 4 países donde hay mangos y salió Piura, Perú definitivamente porque es la tierra del mango, Brasil, México y todo África, La India.

Hay muestras de países en los cuartos

En las cabeceras de la cama es la manera más obvia de darte cuenta qué país está representando algo. La idea es llevar a los huéspedes imaginariamente a otro ambiente.

La ubicación también es importante
Si, la Av. Country se ha convertido en un buen punto de referencia, ya no es sólo el centro de Piura a donde acude la gente. Aquí en la esquina han abierto un banco, hay supermercados, es una zona estratégica y sobretodo comercial.

¿Cómo se proyecta “Mango Verde”?
Estamos desarrollando todo un marketing para llevar a nuestro público objetivo que es la gente que viene a Piura a pasar unos días por trabajo, hasta la gente que vive en Piura. Turistas, para todo el mundo.

Algo que me llamó la atención fue ver a esta artista alemana pintando los cuartos
Ella es Sophia una artista, es enamorada de Horst que es arquitecto y es un súper amigo. Ellos me están ayudando. Se han comprometido tanto con el proyecto que lo que hacen lo hacen con muchísimo amor.

Que un artista pinte una habitación le da un valor agregado… eso es importante
Definitivamente. Las personas que hemos hecho este proyecto casi lo hemos hecho a mano. Es como que… es diferente comerse una torta hecha en tu casa que comprarse un queque comprado en la esquina. Creemos en la sutileza. Creemos que sutilmente vamos a compartir eso con nuestros huéspedes.

¿Qué la motiva?
Es cuestión de hacer bien las cosas, no puedes hacer un proyecto así por así. Tienes que pensarlo bien, querer hacer las cosas bien.

Amigos y socios
Mónica no hubiese podido iniciar este proyecto sola, sino fuese por la ayuda de sus incondicionales amigos Horts Brunner Collazos (gerente administrativo) y su novia, Sophia Apelt que dejaron atrás su vida en Alemania para venir a Perú para ser parte de “Mango Verde”. Pese al sofocante calor de Piura, ambos están contentos de su obra de arte. “Es el resultado de ese sincretismo al que queríamos llegar”, indica Horts.

LA FICHA
NOMBRE: Mónica Sebastiani Vargas
CARGO: Gerente general “Mango Verde” bed and breakfast
UBICACIÓN: Av. Country 248 Santa Isabel - Piura
HABITACIONES: 13
WEB:
www.mangoverde.com.pe

lunes, 27 de abril de 2009

“Mis bigotes reflejan mi personalidad”

De diez palabras que don Humberto “Charro” Requena dice, dos de ellas son ‘carajo’. Este cataquense de pura sepa, es más conocido en su pueblo que la mismísima malarrabia. Compadre y padrino de miles en la Heroica Villa, el “Charro” tiene actualmente 81 años. A él lo encontramos en el colegio que dirige en donde nos contó su vida, sus alegrías y sus penas y hasta nos permitió tomarle fotos haciendo lo que desde hace 50 años religiosamente hace después de ducharse: peinar su excéntrico bigote.

Usted es más conocido que la malarrabia
Bueno… si, y me vas a permitir una broma. En Lima, cuando estaba en el Congreso unos amigos me dijeron ‘¿Y como vamos a hacer para llegar a tu pueblo?’ y yo les dije ‘carajo no te tienes más que llegar y no te doy la dirección porque si los perros no me mean, es porque me conocen’ (risas). Carajo me han parido para servir a mi comunidad hasta donde me den la oportunidad.

Usted es compadre y padrino y mucha gente en Catacaos
Tengo una exageración tremenda. Carajo más de 3 mil ahijados, entre matrimonios, bautizos, confirmación y…. que se yo. Aunque dejaron de buscarme, porque les dije que había cambiado de religión carajo (risas). La costumbre aquí era que van de madrugada a buscarte para que seas padrino y la te llevan un pollo, una gallina o rompope – ese que el hígado te retuerce – Son costumbres que se han perdido carajo.

¿Por qué el apelativo de “Charro”?

Fueron los Aztecas los primeros que se desembarcaron en Sechura. El año 70’ gané el título de ‘Charro Real de la República de México’, y me despidieron con una parrillada y yo le echaba gasolina (tequila). Tenían un ómnibus, carajo, que cuando yo pasaba por un pueblo que se llama San Francisco del Rincón, a las 6:00 a.m. (sonaban) cohetes y bombardas igual a Catacaos, carajo los mayordomos iban con sus estandartes. Pensé, carajo, que estaba entrando a Catacaos.

¿Era el efecto del tequila?
(Risas) me fui a la periferia y mi sorpresa fue que ver al campesino vendiendo comida en el camino, como aquí. La movilidad era caballo o burro, acá igualito y los trabajadores usaban fajas para no herniarse y camisa tipo smoking. Pero noté tres diferencias. Una: la sombra en el Perú la da el algarrobo, allá el charán. Dos: la bebida del campesino es la chicha de jora, allá toman el pulque que es el residuo del maguey. Tres: las mujeres de mi pueblo no usan calzón y ¿sabes que hace la china?, se levanta la pollera y dice ‘pues nosotras tampoco’ (risas)

¿Qué significa Catacaos para usted?
Catacaos es un pueblo extraordinario, generoso, bondadoso. Catacaos era más importante que Piura. Aquí había 4 desmontadoras de algodón carajo. Yo trabajé en una que se llamaba Cabrero Hnos. El primer perito en hebras de algodón es este humilde servidor, me gradué en EEUU.

Justo allá en EEUU le nace la afición por los carros de carrera
Cuando el gobierno monopoliza el algodón arman la empresa Central Company Corporation (CCC). Un día me mandan a Piura al aeropuerto pero el avión se había ido. Carajo la llanta se bajó en el camino, entonces me regreso y le dije al señor que me había dejado el avión. Había un Lincoln negro de 8 cilindros en línea, entonces me dio las llaves y me dijo, llévate el carro… como no llegues a tiempo, estás despedido. Llegué a Lima a tiempo.

¿Cuál fue el primer carro que tuvo?
El primer carro que compro fue un Chevrolet Winner de 3 carburadores. Desde ahí me puse a correr. El último carro que tuve fue un Mustang 1965 de Shelby GT 350 y mi hija me ha llamado de EEUU y me dice que está orgullosa porque mi carro está en un museo en EEUU. Con ese carro gano una carrera en el Country Club. En deportes he hecho de todo. Ciclismo, motociclismo, judo, básquet, fútbol, frontón….

No puedo dejar de preguntarle por sus bigotes
Los tengo desde los 18 años, pero cortos. En el año 55’ me dejé crecer barba y bigote y lo curioso es que mi mujer, al verme que me enroscaba el bigote un día se aparece con una crema hecha con avena y goma tragacanto.

Ahora su hija le envía una crema de EEUU
Hace 20 años estuve en EEUU y en una farmacia vi una crema que decía ‘crema para Moustache’. Ahora mi hija Viviana me la envía de EEUU. Mis bigotes reflejan mi personalidad (silencio)… Dios me regaló 8 hijos, perdimos 3, dos pequeños y el último Cristhian, pero hasta ahora no me acostumbro.

No se resigna aún

No, es muy muy duro para mi (se emociona). El no sólo me dio satisfacciones a mí, sino también a Piura y al Perú. Fue 7 veces campeón regional de MotoCross, 2 veces campeón nacional, fue a correr a Brasil y Argentina y ese año iba a correr por el campeonato del mundo y lo mata un mototaxi (silencio). (Guillermo Cervera – gcervera@lahora.pe)

ROMANCE CON LA POLÍTICA

Se habla de una nueva postulación a la alcaldía de Catacaos.
Han venido unas personas a invitarme para que postule, pero yo les he dicho que le den oportunidad a otra gente. Yo ya he sido 11 años alcalde, no tengo ningún interés, si yo puedo servir, encantado.

Todavía no hay una respuesta
Con mis años que tengo… – ¡Tengo la energía suficiente! – pero no soy partidario de encriptarse en un cargo. Sinceramente no pienso postular.

Qué opina de la gestión de Mario More López
A Mario lo veo trabajando por Catacaos y ojala que copie algo de lo que yo hice…

LA FICHA
NOMBRE: Humberto “Charro” Requena Oliva
EDAD: 81
ESTADO CIVIL:
“Casado 50 años con doña Zoila Pasapera Maldonado”
HIJOS: “8, tres fallecidos”.
NIETOS: 12

lunes, 13 de abril de 2009

“Detrás de la barra también nos divertimos”


Otra vez delante de la barra de un bar, pero esta vez no para tomarme un trago sino para entrevistar a dos de los más importantes bármanes de Piura: Segundo Rivera Córdova y Emiliano Huamán Ávila.
Ambos nacidos en Ayabaca, ambos de 39 años de edad, ambos se iniciaron en un bar en Talara y juntos llevan 15 años preparando exquisitos cócteles. Para degustar sus deliciosas creaciones hay que visitar el bar ‘El Marques’ del hotel Los Portales.

Segundo Rivera ve el mundo detrás de la barra con mucho humor. “Así como nos divertimos detrás de la barra y nos alegramos cuando algún cliente contento con su trago nos dice ‘que bien lo preparas’, también tenemos bastante responsabilidad porque hay que tener tino al preparar los tragos” señala.
Y es que para ellos, no sólo está de por medio el gusto del cliente, sino también su salud. “Hay que tener buenos insumos y jugos de fruta que sean del día. No puedes brindar un trago que lleva leche a alguien que está mal del hígado”, señalan.
Coinciden en que un barman no sólo es aquel que agarra la coctelera y hace el trago en un minuto. Para ellos un buen barman debe conocer el olor de cada alcohol para poder mezclarlos sin tener que probarlos.
Emiliano Huamán asegura que en Piura existen todos los insumos (frutas afrodisíacas) para poder convertirse en un buen barman y hacer mezclas exquisitas. “Detrás de una barra son infaltables los rones, Wiskys, Bacardi y sobre todo tener frutas de estación”, recalca.
Piuranos exquisitos
Segundo y Emiliano cuentan que los tragos que más llama la atención de los piuranos son los ‘refrescados’. “Se llama ‘refrescados’ a los que refrescan, por ejemplo un Chilcano de Pisco, un Pescuezo de Caballo, Frozen de acuerdo a la fruta de estación, que puede ser de durazno, piña, maracuyá. Además gustan mucho del Daikini de Durazno”, cuenta Emiliano.

Nombrecillos
Los nombres de los tragos son muchas veces engañosos y eso lo saben bien nuestros personajes. Una vez – cuentan – una cliente llegó al bar, miró la carta y escogió un trago llamado ‘Bloody Mery’ pues el simple nombre le parecía atractivo.
Pero este trago, hecho a base de tomate, pimienta, salsa de tabasco, sal, limón y como licor el vodka, se toma por lo general en el día o en momentos de ‘resaca’ por su sabor picante.
“A nosotros nos pareció raro que nos pidan ese trago a las 11 de la noche. Cuando la chica lo probó, se molestó con nosotros. Pensó que le estábamos haciendo una broma de mal gusto, porque es un trago picante… no sabía de tragos”.

Tragos originales
Si de algo se pueden jactar estos dos ayabaquinos, es de haber impuesto ‘la moda’ en tragos tan originales como el famoso ‘Maracayá Sour’ (una mezcla de maracuyá y pisco) o del ‘Chicha Morada Sour’ (combinación de chicha morada de maíz y pisco).
Llegar a saber de tragos cuesta. Por ello, constantemente se capacitan y siempre catan licores para poder saber combinarlos. El año pasado estuvieron presentes en Lima cuando llegó un barman internacional. Por ello, este año están pensando en la preparación de tragos hawaianos, en los cuales evitarán el uso de las copas, las cuales serán ‘reemplazadas’ por las mismas cáscaras de las frutas, lo que ellos llaman “tragos rellenos”.

TRAGOS A LA CARTA
· Los Martinis: Apple Martini, El marques Martini, Aplple Piscotini, Pasión Martini,
· Los Sours: Pisco Sour, Maracuya Sour, Chicha Morada Sour, Maca Sour.
· Los Afrodisíacos: Morena Caliente, Oasis de Amor, Tentación del Paraíso, Amor Soltero.
· Tragos Tropicales: Piña Colada, Coco Caribeño, Pisco Punch, Caipirinha, Los Portales
· Chilacno de Pisco, Manhattan, Gin con Gin, Alexander, Camapari, Cosmopolitan, Cuba Libre, Vodka Sour, Capitan, Tequila Sunrise, etc.

lunes, 6 de abril de 2009

"Mis amigos me dicen Drácula"

Marcelino Coveñas Silva ha hecho un “negocio” con el aspecto más macabro de nuestra existencia: la muerte. Desde hace 33 años se dedica a la confección de ataúdes en su propio taller ubicado en la calle Libertad y Junín en el distrito de Castilla.
Su historia – irónicamente – se remonta a la muerte de su padre, un agricultor del Bajo Piura que falleció en un accidente. Fue su madre la que se hizo amiga y comadre del dueño de la funeraria donde compraron el ataúd con el que sepultaron a su padre.
Aprovechando aquella amistad, ella le pidió que le de trabajo a sus hijos. Entonces, Marcelino dejó la agricultura y se dedicó a la carpintería, pero no precisamente a hacer puertas, ventanas o muebles. Nuestro personaje escogió un oficio que da miedo.

¿Por qué en vez de hacer puertas, muebles o ventanas, se decidió a confeccionar ataúdes?
También lo hago, pero como veo que este trabajo es más rentable, me he dedicado a hacer ataúdes.

¿Hace cuánto se dedica este ‘macabro’ negocio?
Cuando era niño trabajaba en agricultura. Sembraba arroz, algodón hasta cuando mi papá murió en un accidente. Mi mamá quedó viuda y entonces, un día fue a hablar con el señor de la funeraria que le vendió el cajón para mi papá y con mi hermano mayor quedamos trabajando ahí, en carpintería. Se le ocurrió esa idea a mi vieja.

Su mamá le hizo el contacto entonces
Es que habíamos quedado 11 hermanos (huérfanos), la última bebé quedó de 15 días de nacida y el señor de la funeraria quiso ser el padrino. En ese “enlace”, a mi vieja se le ocurrió la idea de que nosotros vayamos a trabajar en la funeraria. Sino ahorita yo hubiese sido agricultor.

Ahora tiene su propio taller
Al principio empecé a trabajar con otra funeraria, me dieron la mano, pero ahora que me he decidido a vender directamente al público. (…) Para hacer un cajón hay que dejar secar la madera, porque no se puede armar un cajón así nomás con cualquier madera.

Mucha gente (como yo) tuviera miedo vivir en su casa, con tantos ataúdes que hay
El que menos me dice que tiene miedo. Mis amigos me dicen que parezco drácula (risas). Pero esa es mi chamba, me dicen si no tengo miedo a ayudar a acomodar a los muertos. Cuando era niño me daba mucho miedo tocar un cajón, ahora es normal.

¿Actualmente a cuantas funerarias abastece?
Ahora abastezco a 4 funerarias. Ya muchos me conocen, me recomiendan. La gente ve y me dice “maestro, usted atiende servicios al público” y ya tengo bastantes servicios brindados.

¿En algún momento le han pedido algún cajón con medidas?
Si, hay algunos gordos que mueren y no caben y hay que hacerles un cajón especial (risas). O cuando están graves y ya saben que van a morir vienen a buscar un cajón y dicen “maestro vaya preparándome un cajón a la medida”. Yo voy a medir a los muertos.

Antes embalsamaba muertos también…
Antes si, los embalsamaba pero ahora sólo me dedico sólo a hacer cajones. Ahora hay gente especializada que se encarga a hacer ese trabajo.

¿Para UD. la muerte es rentable?
(Risas) Depende. Así es el trabajo de uno (…) Semanal me voto 12, 13 cajones, me hacen pedidos para la sierra. Para Santo Domingo, para La Matanza, Los Ranchos, vienen y me llevan. Algunas veces viajo llevándolos y otras veces los envío.

Usted no sólo hace cajones. También brinda el servicio directo con el cliente. Cuánto cobra por un servicio.
Hay gente que recurre directo al taller que a la funeraria, porque es más barato. Por ejemplo con servicio de carroza, con caja, capilla, el más barato: 450 soles con facilidades de pago. Y el más caro puede salir a 1 mil 200 soles, con los mejores servicios de caja, capilla y carroza.

MODELOS MACABROS
Hay tipos de cajones y hasta modelos.

Hay cajones de cedro que muchas veces lo pide gente que quiere un buen servicio. Por ejemplo este cajón (Marcelino señala uno de los que están en su taller) se llama ‘Lincoln’ redondo, con vidrio entero. Hay también marcas económicas.

Al mes… cuántos cajones hace
Por ejemplo este mes que ha pasado he tenido 8 servicios para el Bajo Piura. Pero hay meses que no hay nada… no hay muertos (risas) Por eso no uno tiene que guardar pan para mayo. Entonces me dedico a hacer otros trabajos. Algún mueblecito o puertas o ventanas me caen….

Están bien acolchonados

Yo le enseñé a hacer eso a mi esposa. Ahora ella se dedica a hacer ese trabajo. Nosotros tenemos 8 años de casados y ahora le gusta hacer ese trabajo.

¿Y ya hizo su propio cajón?
(Risas)… no, todavía.

MODELOS DE ATAÚDES
· Trébol
· Redondo Lincoln
· Sarcófago
· Marqués
· Príncipe
· Americano Natural
· Imperial

LA FICHA
NOMBRE: Marcelino Coveñas Silva
EDAD: 45 años
ESTADO CIVIL: Casado
HIJOS: 2 (“uno de 7 y uno de 4 años. El menor se mete a jugar a los ataúdes”)
PROCEDENCIA: Dos Altos La Unión.
TALLER: FUNERALES COBEÑAS.
DIRECCIÓN: Esq. Libertad y Junín 342 – Castilla

Videos Youtube

Loading...