lunes, 27 de abril de 2009

“Mis bigotes reflejan mi personalidad”

De diez palabras que don Humberto “Charro” Requena dice, dos de ellas son ‘carajo’. Este cataquense de pura sepa, es más conocido en su pueblo que la mismísima malarrabia. Compadre y padrino de miles en la Heroica Villa, el “Charro” tiene actualmente 81 años. A él lo encontramos en el colegio que dirige en donde nos contó su vida, sus alegrías y sus penas y hasta nos permitió tomarle fotos haciendo lo que desde hace 50 años religiosamente hace después de ducharse: peinar su excéntrico bigote.

Usted es más conocido que la malarrabia
Bueno… si, y me vas a permitir una broma. En Lima, cuando estaba en el Congreso unos amigos me dijeron ‘¿Y como vamos a hacer para llegar a tu pueblo?’ y yo les dije ‘carajo no te tienes más que llegar y no te doy la dirección porque si los perros no me mean, es porque me conocen’ (risas). Carajo me han parido para servir a mi comunidad hasta donde me den la oportunidad.

Usted es compadre y padrino y mucha gente en Catacaos
Tengo una exageración tremenda. Carajo más de 3 mil ahijados, entre matrimonios, bautizos, confirmación y…. que se yo. Aunque dejaron de buscarme, porque les dije que había cambiado de religión carajo (risas). La costumbre aquí era que van de madrugada a buscarte para que seas padrino y la te llevan un pollo, una gallina o rompope – ese que el hígado te retuerce – Son costumbres que se han perdido carajo.

¿Por qué el apelativo de “Charro”?

Fueron los Aztecas los primeros que se desembarcaron en Sechura. El año 70’ gané el título de ‘Charro Real de la República de México’, y me despidieron con una parrillada y yo le echaba gasolina (tequila). Tenían un ómnibus, carajo, que cuando yo pasaba por un pueblo que se llama San Francisco del Rincón, a las 6:00 a.m. (sonaban) cohetes y bombardas igual a Catacaos, carajo los mayordomos iban con sus estandartes. Pensé, carajo, que estaba entrando a Catacaos.

¿Era el efecto del tequila?
(Risas) me fui a la periferia y mi sorpresa fue que ver al campesino vendiendo comida en el camino, como aquí. La movilidad era caballo o burro, acá igualito y los trabajadores usaban fajas para no herniarse y camisa tipo smoking. Pero noté tres diferencias. Una: la sombra en el Perú la da el algarrobo, allá el charán. Dos: la bebida del campesino es la chicha de jora, allá toman el pulque que es el residuo del maguey. Tres: las mujeres de mi pueblo no usan calzón y ¿sabes que hace la china?, se levanta la pollera y dice ‘pues nosotras tampoco’ (risas)

¿Qué significa Catacaos para usted?
Catacaos es un pueblo extraordinario, generoso, bondadoso. Catacaos era más importante que Piura. Aquí había 4 desmontadoras de algodón carajo. Yo trabajé en una que se llamaba Cabrero Hnos. El primer perito en hebras de algodón es este humilde servidor, me gradué en EEUU.

Justo allá en EEUU le nace la afición por los carros de carrera
Cuando el gobierno monopoliza el algodón arman la empresa Central Company Corporation (CCC). Un día me mandan a Piura al aeropuerto pero el avión se había ido. Carajo la llanta se bajó en el camino, entonces me regreso y le dije al señor que me había dejado el avión. Había un Lincoln negro de 8 cilindros en línea, entonces me dio las llaves y me dijo, llévate el carro… como no llegues a tiempo, estás despedido. Llegué a Lima a tiempo.

¿Cuál fue el primer carro que tuvo?
El primer carro que compro fue un Chevrolet Winner de 3 carburadores. Desde ahí me puse a correr. El último carro que tuve fue un Mustang 1965 de Shelby GT 350 y mi hija me ha llamado de EEUU y me dice que está orgullosa porque mi carro está en un museo en EEUU. Con ese carro gano una carrera en el Country Club. En deportes he hecho de todo. Ciclismo, motociclismo, judo, básquet, fútbol, frontón….

No puedo dejar de preguntarle por sus bigotes
Los tengo desde los 18 años, pero cortos. En el año 55’ me dejé crecer barba y bigote y lo curioso es que mi mujer, al verme que me enroscaba el bigote un día se aparece con una crema hecha con avena y goma tragacanto.

Ahora su hija le envía una crema de EEUU
Hace 20 años estuve en EEUU y en una farmacia vi una crema que decía ‘crema para Moustache’. Ahora mi hija Viviana me la envía de EEUU. Mis bigotes reflejan mi personalidad (silencio)… Dios me regaló 8 hijos, perdimos 3, dos pequeños y el último Cristhian, pero hasta ahora no me acostumbro.

No se resigna aún

No, es muy muy duro para mi (se emociona). El no sólo me dio satisfacciones a mí, sino también a Piura y al Perú. Fue 7 veces campeón regional de MotoCross, 2 veces campeón nacional, fue a correr a Brasil y Argentina y ese año iba a correr por el campeonato del mundo y lo mata un mototaxi (silencio). (Guillermo Cervera – gcervera@lahora.pe)

ROMANCE CON LA POLÍTICA

Se habla de una nueva postulación a la alcaldía de Catacaos.
Han venido unas personas a invitarme para que postule, pero yo les he dicho que le den oportunidad a otra gente. Yo ya he sido 11 años alcalde, no tengo ningún interés, si yo puedo servir, encantado.

Todavía no hay una respuesta
Con mis años que tengo… – ¡Tengo la energía suficiente! – pero no soy partidario de encriptarse en un cargo. Sinceramente no pienso postular.

Qué opina de la gestión de Mario More López
A Mario lo veo trabajando por Catacaos y ojala que copie algo de lo que yo hice…

LA FICHA
NOMBRE: Humberto “Charro” Requena Oliva
EDAD: 81
ESTADO CIVIL:
“Casado 50 años con doña Zoila Pasapera Maldonado”
HIJOS: “8, tres fallecidos”.
NIETOS: 12

lunes, 13 de abril de 2009

“Detrás de la barra también nos divertimos”


Otra vez delante de la barra de un bar, pero esta vez no para tomarme un trago sino para entrevistar a dos de los más importantes bármanes de Piura: Segundo Rivera Córdova y Emiliano Huamán Ávila.
Ambos nacidos en Ayabaca, ambos de 39 años de edad, ambos se iniciaron en un bar en Talara y juntos llevan 15 años preparando exquisitos cócteles. Para degustar sus deliciosas creaciones hay que visitar el bar ‘El Marques’ del hotel Los Portales.

Segundo Rivera ve el mundo detrás de la barra con mucho humor. “Así como nos divertimos detrás de la barra y nos alegramos cuando algún cliente contento con su trago nos dice ‘que bien lo preparas’, también tenemos bastante responsabilidad porque hay que tener tino al preparar los tragos” señala.
Y es que para ellos, no sólo está de por medio el gusto del cliente, sino también su salud. “Hay que tener buenos insumos y jugos de fruta que sean del día. No puedes brindar un trago que lleva leche a alguien que está mal del hígado”, señalan.
Coinciden en que un barman no sólo es aquel que agarra la coctelera y hace el trago en un minuto. Para ellos un buen barman debe conocer el olor de cada alcohol para poder mezclarlos sin tener que probarlos.
Emiliano Huamán asegura que en Piura existen todos los insumos (frutas afrodisíacas) para poder convertirse en un buen barman y hacer mezclas exquisitas. “Detrás de una barra son infaltables los rones, Wiskys, Bacardi y sobre todo tener frutas de estación”, recalca.
Piuranos exquisitos
Segundo y Emiliano cuentan que los tragos que más llama la atención de los piuranos son los ‘refrescados’. “Se llama ‘refrescados’ a los que refrescan, por ejemplo un Chilcano de Pisco, un Pescuezo de Caballo, Frozen de acuerdo a la fruta de estación, que puede ser de durazno, piña, maracuyá. Además gustan mucho del Daikini de Durazno”, cuenta Emiliano.

Nombrecillos
Los nombres de los tragos son muchas veces engañosos y eso lo saben bien nuestros personajes. Una vez – cuentan – una cliente llegó al bar, miró la carta y escogió un trago llamado ‘Bloody Mery’ pues el simple nombre le parecía atractivo.
Pero este trago, hecho a base de tomate, pimienta, salsa de tabasco, sal, limón y como licor el vodka, se toma por lo general en el día o en momentos de ‘resaca’ por su sabor picante.
“A nosotros nos pareció raro que nos pidan ese trago a las 11 de la noche. Cuando la chica lo probó, se molestó con nosotros. Pensó que le estábamos haciendo una broma de mal gusto, porque es un trago picante… no sabía de tragos”.

Tragos originales
Si de algo se pueden jactar estos dos ayabaquinos, es de haber impuesto ‘la moda’ en tragos tan originales como el famoso ‘Maracayá Sour’ (una mezcla de maracuyá y pisco) o del ‘Chicha Morada Sour’ (combinación de chicha morada de maíz y pisco).
Llegar a saber de tragos cuesta. Por ello, constantemente se capacitan y siempre catan licores para poder saber combinarlos. El año pasado estuvieron presentes en Lima cuando llegó un barman internacional. Por ello, este año están pensando en la preparación de tragos hawaianos, en los cuales evitarán el uso de las copas, las cuales serán ‘reemplazadas’ por las mismas cáscaras de las frutas, lo que ellos llaman “tragos rellenos”.

TRAGOS A LA CARTA
· Los Martinis: Apple Martini, El marques Martini, Aplple Piscotini, Pasión Martini,
· Los Sours: Pisco Sour, Maracuya Sour, Chicha Morada Sour, Maca Sour.
· Los Afrodisíacos: Morena Caliente, Oasis de Amor, Tentación del Paraíso, Amor Soltero.
· Tragos Tropicales: Piña Colada, Coco Caribeño, Pisco Punch, Caipirinha, Los Portales
· Chilacno de Pisco, Manhattan, Gin con Gin, Alexander, Camapari, Cosmopolitan, Cuba Libre, Vodka Sour, Capitan, Tequila Sunrise, etc.

lunes, 6 de abril de 2009

"Mis amigos me dicen Drácula"

Marcelino Coveñas Silva ha hecho un “negocio” con el aspecto más macabro de nuestra existencia: la muerte. Desde hace 33 años se dedica a la confección de ataúdes en su propio taller ubicado en la calle Libertad y Junín en el distrito de Castilla.
Su historia – irónicamente – se remonta a la muerte de su padre, un agricultor del Bajo Piura que falleció en un accidente. Fue su madre la que se hizo amiga y comadre del dueño de la funeraria donde compraron el ataúd con el que sepultaron a su padre.
Aprovechando aquella amistad, ella le pidió que le de trabajo a sus hijos. Entonces, Marcelino dejó la agricultura y se dedicó a la carpintería, pero no precisamente a hacer puertas, ventanas o muebles. Nuestro personaje escogió un oficio que da miedo.

¿Por qué en vez de hacer puertas, muebles o ventanas, se decidió a confeccionar ataúdes?
También lo hago, pero como veo que este trabajo es más rentable, me he dedicado a hacer ataúdes.

¿Hace cuánto se dedica este ‘macabro’ negocio?
Cuando era niño trabajaba en agricultura. Sembraba arroz, algodón hasta cuando mi papá murió en un accidente. Mi mamá quedó viuda y entonces, un día fue a hablar con el señor de la funeraria que le vendió el cajón para mi papá y con mi hermano mayor quedamos trabajando ahí, en carpintería. Se le ocurrió esa idea a mi vieja.

Su mamá le hizo el contacto entonces
Es que habíamos quedado 11 hermanos (huérfanos), la última bebé quedó de 15 días de nacida y el señor de la funeraria quiso ser el padrino. En ese “enlace”, a mi vieja se le ocurrió la idea de que nosotros vayamos a trabajar en la funeraria. Sino ahorita yo hubiese sido agricultor.

Ahora tiene su propio taller
Al principio empecé a trabajar con otra funeraria, me dieron la mano, pero ahora que me he decidido a vender directamente al público. (…) Para hacer un cajón hay que dejar secar la madera, porque no se puede armar un cajón así nomás con cualquier madera.

Mucha gente (como yo) tuviera miedo vivir en su casa, con tantos ataúdes que hay
El que menos me dice que tiene miedo. Mis amigos me dicen que parezco drácula (risas). Pero esa es mi chamba, me dicen si no tengo miedo a ayudar a acomodar a los muertos. Cuando era niño me daba mucho miedo tocar un cajón, ahora es normal.

¿Actualmente a cuantas funerarias abastece?
Ahora abastezco a 4 funerarias. Ya muchos me conocen, me recomiendan. La gente ve y me dice “maestro, usted atiende servicios al público” y ya tengo bastantes servicios brindados.

¿En algún momento le han pedido algún cajón con medidas?
Si, hay algunos gordos que mueren y no caben y hay que hacerles un cajón especial (risas). O cuando están graves y ya saben que van a morir vienen a buscar un cajón y dicen “maestro vaya preparándome un cajón a la medida”. Yo voy a medir a los muertos.

Antes embalsamaba muertos también…
Antes si, los embalsamaba pero ahora sólo me dedico sólo a hacer cajones. Ahora hay gente especializada que se encarga a hacer ese trabajo.

¿Para UD. la muerte es rentable?
(Risas) Depende. Así es el trabajo de uno (…) Semanal me voto 12, 13 cajones, me hacen pedidos para la sierra. Para Santo Domingo, para La Matanza, Los Ranchos, vienen y me llevan. Algunas veces viajo llevándolos y otras veces los envío.

Usted no sólo hace cajones. También brinda el servicio directo con el cliente. Cuánto cobra por un servicio.
Hay gente que recurre directo al taller que a la funeraria, porque es más barato. Por ejemplo con servicio de carroza, con caja, capilla, el más barato: 450 soles con facilidades de pago. Y el más caro puede salir a 1 mil 200 soles, con los mejores servicios de caja, capilla y carroza.

MODELOS MACABROS
Hay tipos de cajones y hasta modelos.

Hay cajones de cedro que muchas veces lo pide gente que quiere un buen servicio. Por ejemplo este cajón (Marcelino señala uno de los que están en su taller) se llama ‘Lincoln’ redondo, con vidrio entero. Hay también marcas económicas.

Al mes… cuántos cajones hace
Por ejemplo este mes que ha pasado he tenido 8 servicios para el Bajo Piura. Pero hay meses que no hay nada… no hay muertos (risas) Por eso no uno tiene que guardar pan para mayo. Entonces me dedico a hacer otros trabajos. Algún mueblecito o puertas o ventanas me caen….

Están bien acolchonados

Yo le enseñé a hacer eso a mi esposa. Ahora ella se dedica a hacer ese trabajo. Nosotros tenemos 8 años de casados y ahora le gusta hacer ese trabajo.

¿Y ya hizo su propio cajón?
(Risas)… no, todavía.

MODELOS DE ATAÚDES
· Trébol
· Redondo Lincoln
· Sarcófago
· Marqués
· Príncipe
· Americano Natural
· Imperial

LA FICHA
NOMBRE: Marcelino Coveñas Silva
EDAD: 45 años
ESTADO CIVIL: Casado
HIJOS: 2 (“uno de 7 y uno de 4 años. El menor se mete a jugar a los ataúdes”)
PROCEDENCIA: Dos Altos La Unión.
TALLER: FUNERALES COBEÑAS.
DIRECCIÓN: Esq. Libertad y Junín 342 – Castilla

Videos Youtube

Loading...