miércoles, 18 de noviembre de 2009

“Yo no renuncio fácilmente a mis sueños”

“Yo no quiero verte como ambulante”, cuenta doña Martha Silva Mendoza que le dijo un día su esposo. Treinta años atrás decidió dejar de vender ropa en una galería del Mercado Modelo empezar a preparar cebiche “al paso” de conchas negras en una mesita de sauce. Se colocó un mandil anaranjado y empezó a vender primero afuera de un circo y luego en el paradero de los taxis-colectivos. Desde entonces, la hoy propietaria del restaurante “Los Delfines” y de la cadena de cebicherías “Oasis”, ha sabido lo difícil que es empezar desde abajo. “Desde muy abajo”, resalta. Dueña de seis locales y ferviente creyente en Dios, disfruta ahora del éxito de sus negocios y asegura haber cumplido todos sus sueños.

¿Es muy religiosa, muy creyente?
(Doña Martha hace una oración antes de empezar la entrevista). Dios no es religión. Dios es un cambio diferente de vida.

¿Se aferra a Él en su trabajo?
Por supuesto. Yo soy una mujer empresaria que empezó muy abajo. Empecé a vender en una carreta, luego en un puesto, ahora tenemos 6 puestos y otros negocios, yo no renuncio a mis sueños fácilmente, tengo un corazón muy joven (…)

Usted empezó muy abajo, ¿era ambulante aquí en el mercado?
Si. Yo antes vendía ropa en la galería de atrás, pero decidí buscar otras alternativas. Yo me iba a las ferias a vender ropa y una vez se puso frente a mi se puso una señora a vender cebiches de conchas negras. Yo dije “¡cómo vende, no necesita dinero, ni capital!”.

¿Qué aprendió de esa señora?
Me hice amiga de ella y ahí aprendí a preparar cebiche. Ella me contaba que su trabajo le había dado muchas alegrías, me enseñó un álbum con fotos de su casa. “¡Wow!” dije, “yo aquí vendiendo ropa y estoy endeudada”. ¡Ah no! Le comuniqué a mi esposo que me iba de ambulante. “Yo no quiero verte como ambulante” me dijo pero ¡Necesitaba trabajar porque tenía mi casa hipotecada!

¿Dónde empezó?
Aquí afuera de las galerías. (…) Antes esto era paraderos de taxis - colectivos del Comité de la Av. Circunvalación. Yo me puse un mandil, comencé a preparar tres porciones de conchas negras y les comencé a dar una degustación. Eso fue hace 17 años. Era solo una mesa de sauce con un plástico naranja, así empecé.

¿Cuánto tiempo pasó para poder tener un local propio?
Antes de venir acá empecé en un circo en San José. Vendía cebiche de 5 de la tarde a 11 de la noche. Hay un señor que todavía vende hamburguesas que fue mi primer cliente que me dijo: “Hijita te vas a varar, anda trae café, hamburguesas”. Yo sentía vergüenza. (…) En el circo estuve una semana. Acá en el mercado seguí vendiendo cebiche y en un lapso de 6 meses ya no vendía 100 (cebiches de) conchas, sino 400, 500 (cebiches de) conchas diarias. Llegué a vender hasta 4 mil conchas diarias. ¡Sacos de conchas!

¿Vio entonces una oportunidad para crecer?
Así es. Las personas me empezaron a preguntar si no tenía otro tipo de comidas.

UNA TRIUNFADORA

¿Cuántos locales tiene?
Todos mis hijos administran mis locales. En este local (Av. Blas de Atienza) trabajo con mi hija, adentro trabaja mi hijo, en el anexo trabaja mi otra hija, en el local de Los Delfines trabaja mi yerno. En el mercado tengo tres locales llamados ‘Oasis’.

Gracias a su arduo trabajo logró abrir el local de ‘Los Delfines’
Así es. El 20 de noviembre cumplimos 11 años.

Ha comprado un local en Catacaos. Esa es su nueva adquisición…
Me costó bastante. Ya mismo termino de pagarlo. En 5 meses empiezo a construirlo. Ya tenemos un proyecto, un plano, un estudio técnico. No es un local cualquiera. Estos fue por necesidad, pero ese local lo voy a abrir con todo lo que la ley manda.

¿Es usted una mujer feliz?
Muy feliz, demasiado feliz.


TIPS DEL EMPRESARIO


- Aferrarse a Dios
- No desmayar
- Lograr pasar obstáculos
- Amor, “es el ingrediente primordial”
- Ser honesto


Salí embarazada a los 16 años. En el colegio no me recibieron con mi hija pequeña, así que terminé mi secundaria en un colegio particular. Siempre he tenido deseo de superación y de ambición, pero sana.


LA FICHA

NOMBRE: Martha Silva Mendoza
EDAD: 47 años
ESTADO CIVIL: Casada con José Masías Cevallos “Dios me puso al mejor esposo del mundo”.
HIJOS: 3 y 5 nietos
CARGO: Dueña de cebicherías Oasis (Av. Blas de Atienza puesto 6 y 7) y Los Delfines (Av. Integración, Mz. B 2 – 2, A.H. 18 de Mayo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Videos Youtube

Loading...